Política

Bukele no se ha caracterizado por cumplir los debidos procesos de ley, dice diputado Parker

Redacción WEB

jueves 22, agosto 2019 • 9:07 am

Compartir

El diputado Rodolfo Parker, del Partido Demócrata Cristiano (PDC), manifestó que no está dispuesto a permitir que el presidente de la República, Nayib Bukele, pretenda insultarlo a él o al partido político al que pertenece.

"Él es el presidente de la República, uno debe guardar sus fronteras, pero no voy a tolerar que él pretende insultarme o insultar al Partido Demócrata Cristiano quedándome callado, eso no lo voy a hacer", dijo. Lo anterior en referencia a un tuit del mandatario en el que respondió a una publicación en la que el diputado denunció posible espionaje telefónico por parte de Bukele.


PUEDE LEER: Diputado del PDC insinúa que Gobierno de Bukele hace "espionaje telefónico"

El diputado añadió que el presidente salvadoreño "no se ha caracterizado por cumplir con los debidos procesos de ley". "Lo pudimos ver en el nombramiento de funcionarios públicos de su propio gabinete, sin respetar los procedimientos constitucionales, lo pudimos ver en cuanto a la intención de suprimir plazas de Casa Presidencial, lo pudimos ver en cuanto a las transferencias presupuestarias", explicó.

Al respecto, Parker mencionó el tuit en el que el presidente Bukele ordenaba al ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, para que transfiriera los $2.6 millones de la deuda política del FMLN al Ministerio de Salud. "No ha caído en cuenta que él no tiene facultades constitucionales para ordenar transferencias. Esta es hora que no ha caído en cuenta de lo que determina la Constitución", dijo.

Además, señaló que Bukele no ha respetado los plazos de ley para presentar su propia declaración de probidad, algo que "se lo demanda la misma Constitución".

"Esperaría que no tengamos que esperar que neve otra vez en el desierto del Sahara para que el señor presidente de la República comience a respetar el marco constitucional del país", sentenció, y agregó que no está dispuesto a tolerar que se pretenda de parte del presidente romper un sano equilibrio en el ejercicio del poder, es decir el funcionamiento de los distintos pesos y contrapesos.