Horas después de asumir la presidencia, Joe Biden revirtió varias de esas medidas y dio inicio a una audaz agenda migratoria que incluye un proyecto de ley para legalizar a los 11 millones de extranjeros sin papeles que residen en Estados Unidos, si no tienen antecedentes penales y pagan impuestos.

El Mundo

Biden suspende deportaciones 100 días y revierte medidas de Trump En sus cuatro años de gobierno, Donald Trump aprobó más de 400 decretos ejecutivos para frenar la inmigración y castigar a los indocumentados. Biden los ha revertido.

Propio

viernes 22, enero 2021 • 4:00 am

Compartir

Horas después de asumir la presidencia, Joe Biden revirtió varias de esas medidas y dio inicio a una audaz agenda migratoria que incluye un proyecto de ley para legalizar a los 11 millones de extranjeros sin papeles que residen en Estados Unidos, si no tienen antecedentes penales y pagan impuestos.

“Ahora tengo esperanzas de que me hagan justicia, estos últimos cuatro años fueron lo peor que nos ha pasado en la vida”, dijo a la AFP Aura Hernández, una guatemalteca de 39 años que en 2018 pasó ocho meses refugiada en una iglesia de Manhattan con su pequeño hijo cuando el gobierno Trump quiso deportarla.

Uno de los decretos firmados por Biden el miércoles, horas después de asumir, detiene casi todas las deportaciones durante 100 días.

Otros frenan la construcción del muro con México, revocan la prohibición de ingreso al país para ciudadanos de varios países musulmanes, aumentan la protección de los jóvenes llamados “Dreamers” -traídos cuando eran niños a Estados Unidos ilegalmente por sus padres, y a quienes el expresidente Barack Obama protegió de la deportación en 2012 a través del decreto ejecutivo DACA- o aseguran que los indocumentados serán contados en el censo nacional.

“La nube negra que teníamos sobre nuestras cabezas se ha ido, hora podemos arremangarnos y comenzar a trabajar”. Camille Mackler, abogada migratoria

Una tarea hercúlea

La agenda migratoria de Biden incluye principalmente un ambicioso proyecto de ley que prevé un camino de ocho años para que los indocumentados obtengan la ciudadanía.


Además, si el proyecto es aprobado, los “Dreamers” y los inmigrantes que tienen un estatus de protección temporal (TPS), así como los trabajadores agrícolas, obtendrían de manera automática la “green card” o residencia permanente, habrá más jueces migratorios para acelerar los trámites y ayuda extranjera para hacer frente a los problemas que provocan la migración.

Pero el proyecto debe ser votado por el Congreso, donde pese a su control de ambas cámaras los demócratas deberán obtener nueve votos republicanos en el Senado para alcanzar una mayoría de 60, “una tarea hercúlea” según dijo el jueves el senador demócrata Bob Menendez, principal auspiciante del proyecto en la Cámara Alta.

Biden, que asumirá el 20 de enero, dijo que el anuncio de Moderna es “una razón más para sentirse esperanzados”, pero insistió en que faltan “meses” para tener vacunas disponibles y pidió respetar el “distanciamiento social y usar máscara”, una medida sanitaria manchada por pleitos políticos durante la campaña.

“Tras cuatro años de guerra contra la inmigración y los inmigrantes, es como el despertar de un nuevo día”. Krish O’Mara Vignarajah, activista pro migrantes

Esperanza con cautela

Además de esperanza también existe cautela. Cuando Biden era vicepresidente de Barack Obama (2009-2017), el gobierno deportó la mayor cantidad de indocumentados en la historia, más de 3,2 millones en ocho años.

Con Biden “no queremos ilusionarnos demasiado por lo que pasó antes”, dijo Aura Hernández, la madre que se refugió en una iglesia y que ahora vive escondida en una casa al norte de Nueva York.

“Ahora podemos hablar sin que nos estén persiguiendo. Estamos preparándonos para la lucha. Porque esto va a ser una lucha”.

Juana Alejandro, una “dreamer” mexicana de 23 años que trabaja en una universidad de Nueva York, ha vivido estos cuatro años con el temor que Trump pusiera fin al DACA   o que sus padres fueran deportados. “Mis papás hace casi 22 años que viven en Estados Unidos pero no tienen papeles, para ellos la legalización sería un sueño hecho realidad”, dijo.