Joe Biden y su esposa Jill arribaron ayer tarde, a pie, a la Casa Blanca. / AFP

El Mundo

Biden pide “unidad” al asumir la presidencia de Estados Unidos Como símbolos de cambio, Biden paró la construcción del muro fronterizo y retomó un pacto mundial por el Medio Ambiente.

Redacción DEM / AFP

jueves 21, enero 2021 • 4:30 am

Compartir

Joe Biden asumió ayer como el 46° presidente de Estados Unidos celebrando el “triunfo” de la democracia y urgiendo a la “unidad” para superar las múltiples crisis que enfrenta el país, en “un nuevo día” tras los cuatro tumultuosos años de Donald Trump.

Colocando su mano izquierda sobre la Biblia familiar que sostenía su esposa Jill, Biden, de 78 años, se comprometió a “preservar, proteger y defender la Constitución”. Poco antes, Kamala Harris, de 56 años, hizo historia al convertirse en la primera vicepresidenta de Estados Unidos. 

La ceremonia, en un día frío y ventoso pero soleado, se desarrolló marcada por las medidas para contener la pandemia y frente al mismo Capitolio que solo dos semanas atrás partidarios de Trump asaltaron buscando invalidar la victoria de Biden en las elecciones de noviembre.

“Hemos aprendido otra vez que la democracia es valiosa. La democracia es frágil. Y en este momento, amigos míos, la democracia ha prevalecido”, aseguró el flamante mandatario demócrata.

El caos desatado el 6 de enero dejó cinco muertos y provocó una segunda acusación de Trump por la Cámara de Representantes, esta vez por “incitar a la insurrección”.

Biden prometió vencer el “terrorismo doméstico” y la supremacía blanca. / AFP


Durante su discurso de 21 minutos, Biden pidió a los estadounidenses unirse para “sanar” un país polarizado en lo político, azotado por el coronavirus, y con una economía en recesión. Este mismo miércoles, el número de muertos por covid-19 en el país superó la cifra de 405.399 soldados estadounidenses caídos en la Segunda Guerra Mundial.

“Juntos, escribiremos una historia de esperanza, no de miedo. De unidad, no de división. De luz, no de oscuridad”, dijo Biden, asegurando que será “el presidente de todos los estadounidenses”.

También prometió “derrotar” el “supremacismo blanco” y el “terrorismo doméstico” que reconoció han surgido en la sociedad. E instó a rechazar la manipulación de los hechos, una alusión a Trump, quien por semanas negó su derrota electoral y durante su mandato popularizó la frase “noticias falsas”.

“Es un nuevo día en Estados Unidos”, había tuiteado más temprano Biden, quien, en un símbolo de unidad, asistió a misa en una iglesia católica junto a los líderes demócratas y republicanos del Congreso.

Biden besa a su esposa Jill tras ser juramentado presidente. / AFP

Muro y cambio climático.

Joseph Robinette Biden Jr., hijo de una familia católica irlandesa de clase media, llegó a la Casa Blanca en su tercera postulación y luego de haber sido ocho años vicepresidente de Obama.

“No hay tiempo que perder”, dijo el presidente de mayor edad en jurar el cargo en su primer tuit en la cuenta oficial @POTUS.

El veterano político selló una serie de decretos para revertir políticas que marcaron la gestión de su predecesor, entre ellas el retorno a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y al Acuerdo de París sobre el clima.

“Vamos a combatir el cambio climático de una forma que no habíamos intentado hasta ahora”, afirmó.

También aprobó la suspensión de los trabajos de construcción del muro en la frontera con México e iniciativas para expandir la diversidad y la participación de minorías en el gobierno federal.

Además, hizo obligatorio el uso de tapabocas en los edificios federales y los transportes interestatales, así como para los empleados del gobierno central.

 

“Una carta muy generosa”.

Biden, que llegó en la tarde a la Casa Blanca caminando junto a la primera dama, contó a periodistas que Trump le dejó “una carta muy generosa” en la Oficina Oval, cumpliendo con una tradición del cambio de mando. Pero no reveló el mensaje por ser “algo privado”.

“No voy a hablar del tema hasta que hable con él”, dijo.

Sin nombrar a su sucesor, Trump le deseó al próximo gobierno “mucha suerte y mucho éxito”, antes de despegar temprano de la base militar Andrews, con “My Way” de Frank Sinatra sonando en los altavoces de la pista. En una gélida mañana, Trump partió de la base en las afueras de Washington tras una pequeña ceremonia sin brillo a la que faltaron muchos invitados, entre ellos el líder republicano del Senado, Mitch McConnell.

 

Las primeras medidas de Joe Biden

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó una salva de decretos en su primer día de Gobierno, incluyendo una orden para que el país vuelva al acuerdo de París sobre el clima y a la Organización Mundial de la Salud.

 

  • Refuerza DACA

Biden reforzó el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia que protege de la deportación a los inmigrantes traídos a EEUU cuando eran niños.

 

  • Camino a la ciudadanía

La orden pide al Congreso que promulgue una legislación que proporcione estatus permanente y un camino hacia la ciudadanía a esos inmigrantes.

 

  • Sobre covid

Biden impuso la obligación de utilizar mascarillas en las instalaciones federales, los transportes interestatales y para los funcionarios del gobierno central.

Kamala Harris, una vicepresidenta histórica

Pionera en multitud de ocasiones, Kamala Harris rompió ayer otro nuevo techo de cristal al convertirse en la primera mujer, y la primera persona de color, en acceder a la vicepresidencia de Estados Unidos en la consagración de una carrera fuera de lo común.

A los 56 años, la dinámica y belicosa exsenadora demócrata de California permitió que Joe Biden, de 78 años, obtuviera el apoyo de un electorado más diverso que buscaba estar mejor representado en la cima del poder.

Tanto es así que algunos dijeron que no votaron por Biden sino por ella, una abogada de padre jamaiquino y madre india. Vestida de blanco, en recuerdo a las sufragistas, Harris dio su discurso de victoria en noviembre rindiendo un emocionado homenaje a su madre y a quienes “sacrificaron tanto por la igualdad, la libertad y la justicia para todos”.

Trump retoma su vida de ciudadano común en Florida

Donald Trump retomó ayer su vida de ciudadano común en Mar-a-Lago, su lujoso club de golf en Florida, alejado del centro de atención que estuvo concentrado en la juramentación de Joe Biden como nuevo presidente de Estados Unidos. Cuando la ceremonia de su sucesor demócrata estaba en su punto álgido en Washington, el multimillonario llegó en automóvil a su club en West Palm Beach, escoltado por una treintena de coches.