El BID espera apoyar proyectos de infraestructura logística y generación de energía renovable. /DEM

Economía

BID aprueba a El Salvador $250 millones para infraestructura y energía

Redacción Economía

jueves 1, noviembre 2018 • 12:30 pm

Compartir

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó este jueves una línea de crédito de $250 millones para El Salvador, destinada a invertir en proyectos de infraestructura y energía renovable, informó el organismo internacional.

La Línea de Crédito Condicional para Proyectos de Inversión (CCLIP) se ejecutará en 10 años y “pretende contribuir a dinamizar sectores productivos estratégicos en el Triángulo Norte mediante el financiamiento de proyectos de inversión pública en infraestructura, promoviendo la inversión privada y la generación empleo y oportunidades económicas para la población”, señaló el BID en un comunicado.

LEA TAMBIÉN: Infraestructura básica para todo El Salvador costaría $590 millones

La CCLIP incluye, además de los $250 millones para El Salvador, $250 millones para Guatemala y $200 millones para Honduras. En este último caso, explicó el BID, se completará con un préstamo paralelo de $50 millones, que provendrá del Fondo de Inversión, Promoción y Fomento del Turismo (Fitur).

En el caso salvadoreño, el órgano de enlace será el Ministerio de Hacienda, que se encargará de coordinar y darle seguimiento al programa operativo. Como ejecutores se prevé que participen el Ministerio de Obras Públicas (MOP), el Consejo Nacional de Energía (CNE) “y/o un fondo que pudiese ser constituido en el futuro”.

 


1.5 %
Inversión
Entre 2008 y 2015, El Salvador solo invirtió el 1.5 % de su PIB en infraestructura.

Los $250 millones pretenden apoyar la mejora de la infraestructura logística, a través del sector público, e impulsar las energías renovables con la participación del sector privado. “Se espera que las intervenciones en ambos sectores permitan mejorar la competitividad del país (a través de la reducción de los costos logísticos y eléctricos) y apoyar un crecimiento económico más inclusivo, generándose oportunidades de empleo que promuevan el arraigo de la población y la reinserción laboral de los migrantes retornados”, indicó el Banco.

Entre 2008 y 2015, señaló el BID, El Salvador invirtió el 1.5 % de su Producto Interno Bruto (PIB) en infraestructura. Esto es menos de la mitad del 5 % que se necesita invertir para reducir la brecha en infraestructura y está debajo del promedio regional, que es 2.7 %.

El BID advirtió que los rezagos en infraestructura generan fletes y electricidad más caros, demoras en los puestos fronterizos y limitaciones en conectividad, lo que se traduce en mayores costos que obstaculizan la atracción de inversión y la competitividad del comercio exterior.

LE PUEDE INTERESAR: El Salvador necesita fortaleza institucional para promover asocios público-privados