Bertha Deleón, exquerellante contra Francisco Flores, abogada de Nayib Bukele, hoy aspira a ser diputada de la Asamblea Legislativa por el partido Nuestro Tiempo. Fotografía: DEM.

Política

Bertha Deleón: "Debe haber un diálogo (con las pandillas) pero totalmente abierto, establecer un marco legal"

Yolanda Magaña

lunes 25, enero 2021 • 7:00 am

Compartir

La exauxiliar fiscal y abogada Bertha Deleón asegura que decidió lanzarse como diputada por la frágil democracia que ve en El Salvador a Nuestro Tiempo y no a otro porque le pareció un partido nuevo sin señalamientos. Reconoce, sin embargo, diferencias. Se queja de la falta de apoyo a los empresarios. Señala que prefieren hacer "transes" con el Gobierno. Sus propuestas van dirigidas a las mujeres. Cree en un diálogo con las pandillas dentro del marco legal y cuenta qué temas la distanciaron de Nayib Bukele.

¿En qué temas está de acuerdo y en cuáles no con Nuestro Tiempo?

Por ejemplo, en las causales del aborto, Johnny (Wright) fue uno de los diputados valientes que durante su tiempo en la Asamblea abanderó una de las causales, no las cuatro. Habló mucho por los derechos de las mujeres. En pensiones, agua, tenemos nuestras diferencias. Lo que sí estoy convencida es que es un hombre decente, que respeta y que vamos a poder dialogar.

Todos los años, la Asamblea discute lo mismo: excesiva deuda y pocos ingresos. ¿Cuál es la fórmula para que no haya déficit?

Uno de los principales problemas es la desigualdad, atraviesa todo, acceso a educación, trabajo digno. Primero, se tienen que reducir las planillas de empleados públicos, os partidos tienen que dejar de meter a toda la gente que no hace absolutamente nada, que no tiene la capacidad. Otro de los temas es una reforma fiscal progresiva, no puede seguir demorando, que la gente que tiene más pague más. Ese es un tema bien complejo y que nadie quiere hablar, y los empresarios prefieren hacer transe con el Gobierno bajo la mesa que apoyarnos, respaldar campañas, que pagar impuestos, que estar dispuestos a discutir una reforma, que es necesaria.

Con el nivel de endeudamiento, la ineptitud y esa facilidad con la que gasta el montón de dinero y no quiere rendir cuentas, en dos años vamos a estar totalmente abogados.


¿Está de acuerdo con el modelo de ayuda de regalar paquetes de alimentos?

En el momento más duro de la pandemia, de la cuarentena, fue una ayuda oportuna pero eso no puede convertirse en una práctica de todos los días, no porque la gente no lo necesite sino porque no es sostenible. Tampoco podemos tratar a la gente como si no es capaz, la gente lo que necesita es acceso a educación y oportunidades de trabajo. Necesita también verdad, ahorita hay mucha mentira, manipulación.

¿Qué propuestas llevaría a la Asamblea Legislativa?

Estamos claros que las mujeres necesitan tener acceso a educación de calidad, la mayor parte de mujeres van desertando. Se van rezagando en educación. Queremos diseñar una ley especial de formación en tecnología y habilidades para la vida, pensada específicamente para ese segmento de mujeres en vulnerabilidad.

La otra es una propuesta de microcréditos. La ley de Fosofamilia está desfasada, hay elementos de esa ley que puede retomarse para microcréditos de mujeres en sector informal. No vamos a plantear las mismas condiciones del sector financiero privado.

La otra propuesta, no buscamos el aborto optativo, sino garantizar la salud y vida de las mujeres, cuando está en riesgo de la vida de la madre.

Tenemos la ley de educación integral en sexualidad, progresiva, educación de acuerdo a la edad, para luchar contra la violencia sexual y prevenir embarazos en adolescentes.

¿En pensiones?

Estamos claras que cuando entremos a discutir ese tema vamos a priorizar el interés de las mujeres porque tienen las pensiones más bajas.

¿Quién debe administrar los fondos, privado o público?

Yo también soy del criterio de que cambiar al mercantilismo a privados fue un error, acuérdese el principio solidario que antes regía las pensiones. El tema es lo complejo que implica esa reversión. Tiene un montón de aspectos técnicos. Yo no cotizo y trato de llevar un ahorro, honestamente yo no confío en las AFP (administradoras de fondos de pensiones).

¿Confiara si lo tuviera el Gobierno?

Con este Gobierno, tampoco. Mucha gente no cotiza, busca formas de asegurar su vejez. El sistema de pensiones actual está en crisis.

¿Es posible disminuir la planilla legislativa?

Yo creo que sí. Se habla de diputados que hasta habían formado equipo de fútbol y los metía la Asamblea para que fueran equipo de fútbol, el problema es que como todos los políticos meten a su equipo. Está inflado y eso pasa también en la Corte Suprema de Justicia, hay un montón de gente que no hace absolutamente nada.

¿Es necesaria una ley especial de retiro?

La Ley de Función Pública y pasa por seguir potenciando el sistema de transparencia, que es lo opuesto a lo que está pasando.

¿Y usted aceptará el presupuesto para asesores?

Sí creo indispensable tener a alguien que me pueda apoyar, le mentiría si le digo que yo lo voy a hacer todo, soy mamá también, pero yo pienso tener máximo una y hasta ya he pensado quién va a ser mi asesora. De lo que se trata es de ser eficiente. No estoy de acuerdo en andar camioneta de la Asamblea, PPI (agentes de protección), creo que eso es innecesario. A lo sumo, si va a ir a trabajo territorial, lo llevan y lo traen, pero no se lo lleva a su casa, se va al mar, con toda la parentela. Eso creo que es necesario cambiar.

¿Hará transparente su patrimonio a la población?

(Se ríe). Sí, van a hacer colecta para ayudarme. Creo que todos debemos hacer eso.

¿Dirá sus donantes?

Es bien difícil que la gente done, me han donado $500, $1,000.  ¿Qué habré recogido así?, $2,000, de ahí, donantes del partido y sí hay algunos empresarios.

¿Qué opina de la negociación con las pandillas?

Debe haber un diálogo pero desde el principio debe ser totalmente abierto a la gente, establecer un marco legal, que garantice que todas las negociaciones van a ser dentro de lo que la ley establece, de la Ley Penitenciaria. Yo estoy convencida que son actores políticos, tienen poder en las comunidades, vale la pena sentarse, dialogar, pero debe ser transparente.

¿Y si piden cuotas políticas en instituciones, dinero?

Yo creo que eso ha pasado, desde la tregua de Mauricio Funes hasta el pacto que Nayib tiene con las pandillas según El Faro pero como han negociado a oscuras llevando pandilleros de la calle a comunicarse con pandilleros de dentro, no sabemos términos y condiciones. Pero los que andamos en las comunidades sabemos. La gente les dice: es que este es vocero de la pandilla aquí en la Adesco. El movimiento del voto es un punto de negociación, hay comunidades que nos dicen: podemos platicar pero el voto ya lo tenemos comprometido de Nuevas Ideas. Yo no estoy de acuerdo con repartir cuotas políticas.

¿Apoyaría una reelección presidencial?

No, absolutamente no. Me parece un peligro, de hecho, es una cláusula pétrea, de eso depende la forma de gobierno que tenemos y menos con un gobernante como tenemos, excesivo, autoritario, impulsivo, inepto, lo peor sería darle herramientas para que siga en el poder después de los cuatro años que nos quedan.

¿Cómo cambió de abogada de personas afines a Bukele a ser su crítica?

Yo trabajé en el equipo jurídico de ellos pero era asesora en materia penal, a eso me dedico yo, defensa penal, siempre dentro del marco legal sin atropellar a las víctimas, no le veo problema. La gente lo ve como problema porque la gente asocia defensa como que yo lo defiendo como persona, yo lo defiendo dentro del marco de un proceso penal. Hay abogados que pasan por encima de ley, ese no es mi caso.

¿Cuándo comenzó a criticarlo?

Comencé cuando vi los despidos en Twitter, no siguió el debido proceso, me pareció una humillación innecesaria, lo hizo la primera semana que entró, ni siquiera investigó, atropelló derechos laborales. Yo le hablé, me dijo que no fuera aguafiestas, que eran corruptos.

Otra cosa fue el tema de nombramientos en el Ministerio de Justicia y Seguridad, (el ministro) no sabe nada de seguridad, no es criminalista, es ingeniero. Después, el nombramiento de Gustavo Villatoro en Aduanas, gente señalada de corrupción de otros partidos, él estuvo de director de Aduanas con (Antonio) Saca.

Después sus alianzas con (Guillermo) Gallegos, el protagonismo de Walter Araujo. Después, con el manejo de la pandemia, el 9 de febrero, es espantoso, ahí fue donde verdaderamente dije: no, aquí es mi punto, yo ya con esa gente ya no. Es nefasto pero la gente es ciega, el problema es de quien lo critica.