El presidente de Anda aseguró que estaba atendiendo la crisis del agua. / DEM

Nacionales

Benítez no llegó a la Asamblea por atender emergencia hídrica El presidente de Anda estaba citado para explicar la apertura de pozos en el proyecto Valle del Ángel, pero se excusó con un correo electrónico, a última hora.

Gabriela Villarroel

martes 21, enero 2020 • 12:04 am

Compartir

El presidente de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda), Frederick Benítez, no asistió este lunes a la Comisión de Obras Públicas de la Asamblea Legislativa a pesar de ser convocado por los diputados, por atender la “crisis hídrica” del país, desatada por una supuesta proliferación de algas en el agua que sirve dentro del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS).

A través de un correo electrónico enviado al secretario de la Comisión, Serafín Orantes, el presidente de Anda justificó su ausencia a la convocatoria de los diputados, que indagarían sobre un convenio entre la institución y una empresa privada para la apertura de al menos ocho pozos dentro del proyecto Valle El Ángel, ubicado en el municipio de Apopa.

Carlos Reyes, diputado de Arena y presidente de la Comisión, aseguró que “es evidente que el titular de Anda estaría atendiendo otros asuntos” en medio de la emergencia sanitaria por el agua potable.

Sin embargo, diputados del FMLN reclamaron la ausencia de Benítez. “Se desaprovechó una oportunidad clave de tener al presidente de Anda y cuestionarlo por la emergencia del agua. Es importante que también debe comparecer por asuntos pendientes dentro de la comisión”, aseguró Jaime Sandoval, diputado del FMLN.

Los diputados acordaron que se citara al presidente de la Autónoma la próxima semana, tanto para explicar el convenio firmado con la empresa privada, como la supuesta proliferación de algas en la cuenca del río Lempa que provocó la fetidez del agua.

Durante el fin de semana, después de casi cuatro días de denuncias por agua contaminada, el Gobierno desplegó a ministerios e instituciones para proporcionar agua a los afectados. Hasta la semana pasada, Benítez aseguró que el mal olor y sabor en el agua respondían a la proliferación de algas, pero no era dañina para el consumo humano.