Economía

BCIE dará asistencia técnica a El Salvador para implementar la Ley Bitcoin La entidad está en la búsqueda de especialistas internacionales en criptomonedas para buscar las mejores regulaciones y experiencias para reglamentar el uso de una tecnología de gran potencial, pero que también genera riesgos.

José A. Barrera

lunes 14, junio 2021 • 9:49 am

Compartir

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) confirmó esta mañana que apoyará al gobierno de El Salvador para la implementación de la Ley Bitcoin.

La entidad informó el apoyo es una respuesta a pedido del Ejecutivo que aún debe trabajar en las normas para la implementación de una legislación aprobada de forma exprés a las cero horas del pasado miércoles 9 de junio.

Nos sentimos muy orgullosos de que su primera puerta para solicitar ayuda en la implementación haya sido el BCIE, este banco no solo es una fuente de prestamos también proveemos de asistencia técnica que estamos dispuestos a proveerla a nuestros hermanos países cuando así lo soliciten”, Dante Mossi, Presidente del BCIE

El banquero dijo que en esta etapa están colaborando tanto con el Ministerio de Hacienda como con el Banco Central de Reserva (BCR) para seleccionar un equipo técnico que lleve de la mano al Gobierno de El Salvador, el primer país en el mundo en adoptar a la criptodivisa como una una “moneda de curso legal”.


Mossi dijo que el tema es relevante y que la tecnología que se busca implementar ofrece tanto beneficios como riesgos, estos últimos -agregó- hay que saberlos manejar.

DESTACADO: Negociación de El Salvador con el FMI en riesgo por adopción del bitcoin: JPMorgan

El BCIE anticipa que la Ley Bitcoin requerirá de evaluaciones en cambios de regulación, educación financiera y planes de inversión, entre otros.

No hay solicitud para fondear el fideicomiso bitcoin

Mossi dijo que el gerente financiero del BCIE estará trabajando con Hacienda y el BCR para asegurar que la política monetaria sea implementada de manera exitosa.

Destacó que no ha recibido solicitud para fondear el fideicomiso de $150 millones que anunció el presidente durante una reunión, en inglés, con inversionistas y entusiastas de la criptodivisa el martes 8 de junio.

DE INTERÉS: Bancos de El Salvador dicen que los depósitos y préstamos seguirán contabilizados en dólares

Dicho fideicomiso sería manejado por el Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal) y serviría como caja de convertibilidad de bitcoins a dólares.

Mossi dijo que en caso de recibir la solicitud para fondear el fideicomiso escucharán y verán si se puede atender. Destacó además la colaboración que ya tienen con Bandesal en otros proyectos.

LEA TAMBIÉN: Icefi: Gobierno perdería financiamiento multilateral sin acuerdo FMI por bitcoin

En busca de expertos en criptomonedas

Mossi también destacó que el tema es tan nuevo que están en la búsqueda de especialistas para asesorar de la mejor manera a El Salvador.

EN CONTEXTO: ¿Cómo reaccionó el mercado a la adopción del bitcoin como divisa en El Salvador?

Estamos buscando los mejores consejos, las mejores prácticas globales. Como BCIE tenemos socios en Europa, como España, y en Asia, como Taiwán y Corea, y vamos a escuchar de sus consejos de la buena práctica. Como dicen: lo bueno, lo bonito, lo malo y lo feo para que El Salvador no cometa errores que ellos puedan haber cometido en el pasado”, Dante Mossi, Presidente del BCIE

El banquero cree que hay tanto oportunidades como desafíos y que en este último punto la clave es una regulación robusta.

“Sabemos que en el anonimato de las criptomonedas pueden haber malos jugadores y es necesario adoptar un marco regulatorio que permita al gobierno tener control de quienes usan este medio de pago”, explicó.

RECOMENDAMOS: ¿Qué es el bitcoin?

Mossi equipara las criptomonedas a un nivel de innovación como el que tuvo el Internet hace dos décadas y sostuvo que hay un enorme potencial -por su naturaleza de poca regulación. para abaratar el costo de envío de remesas, pero que se deben tener las mejores decisiones en materia regulatoria para mantener riesgos bajos.