Vista panorámica del Instituto Nacional de los Deportes de El Salvador (INDES). /DEM

Economía

BCIE aprueba $115.2 millones para infraestructura deportiva en El Salvador Este proyecto se enfocará en mejorar instalaciones deportivas donde interactúan unos 110,190 atletas nacionales y extranjeros.

Uveli Alemán

martes 29, septiembre 2020 • 12:23 pm

Compartir

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) aprobó un paquete de financiamiento de $115.2 millones para modernizar la infraestructura deportiva de El Salvador.

Este financiamiento se destinará al Programa de Construcción de Infraestructura y Rescate de Escenarios Deportivos a Nivel Nacional (Prodeporte), con el cual se optimizarán y modernizarán 25 escenarios deportivos en todo el territorio salvadoreño.

“Es de nuestro agrado que nuestros países miembros identifiquen acciones que también fomenten desarrollo humano e inclusión social. Con inversiones de este tipo forjamos disciplina, salud y educación a otro nivel”, expresó Dante Mossi, presidente ejecutivo del BCIE.

La institución financiera detalló que la intervención en la infraestructura permitirá desarrollar eventos locales o institucionales como los XII Juegos Deportivos Centroamericanos, previstos para 2021 en Santa Tecla.

La mejora en la infraestructura beneficiará a 110,190 atletas que utilizan los recintos deportivos, entre nacionales y extranjeros. Se prevé además influenciar a 1.72 millones de salvadoreños y generar 4,050 empleos temporales.

$115MillonesEl BCIE aprobó $115.2 millones a El Salvador para modernizar su infraestructura deportiva.

Yamil Bukele, presidente ad honórem del Instituto Nacional de los Deportes de El Salvador (INDES), aseguró que desde 2002 no se tiene inversión en la infraestructura deportiva que “es una forma de dignificar a nuestros atletas”.


El banco regional detalló que el nuevo financiamiento se entregó a un plazo de 20 años, incluyendo cuatro años como período de gracia. La tasa de interés anual indicativa es de 2.7 %.

A lo largo de 2020, el BCIE, creado en 1960, fortaleció su rol de prestamista con El Salvador con la estructuración de créditos para responder a la crisis generada por el covid-19. A inicios de septiembre pasado, anunció que tenía 14 operaciones activas de las cuales se han formalizado $363 millones y se tiene en el directorio otro paquete por $665 millones.