Deportes

Bartomeu podría dimitir al Barcelona si Messi se lo pide públicamente El presidente azulgrana daría un paso al lado para facilitar la continuidad del argentino pero su directiva seguiría dirigiendo el club.

Redacción Deportes

jueves 27, agosto 2020 • 10:00 am

Compartir

La posible marcha de Leo Messi podría vivir un nuevo capítulo. Avanzado por TV3 y confirmado por La Vanguardia, el presidente azulgrana, Josep Maria Bartomeu, está dispuesto a dimitir siempre y cuando el argentino se lo pida públicamente y finalmente decida continuar en la entidad barcelonista.

Dentro del planteamiento de Bartomeu no entra en ningún momento la posibilidad de dar la carta de libertad al jugador ni negociar su traspaso. El dirigente prefiere marcharse antes que firmar el adiós de Messi. De este modo y si la justicia no dice lo contrario, la única vía de salida para Messi sería el pago de su cláusula, de 700 millones de euros. Una cifra totalmente fuera de mercado e inasumible por ningún club.

Bartomeu sería el único miembro de la directiva que dimitiría y el resto de los dirigentes seguirían gestionando el club hasta las elecciones de marzo. Tal y como marcan los estatutos de la entidad, si el presidente diera un paso al lado sería el vicepresidente primero, en este caso Jordi Cardoner, el que pasaría a ser el máximo mandatario del Barça.

Desde el club entienden que Messi debe hacer públicos los motivos que le han impulsado a querer marcharse del Barça y de ser Bartomeu el problema aún existiría la posibilidad de que el rosarino siguiera de azulgrana. La medida, sin embargo, podría llegar tarde, ya que la decisión de Messi es firme, totalmente dispuesto a abandonar el primer equipo azulgrana tras 16 años.

Por el momento, Messi no ha expresado públicamente su intención de salir del club y únicamente ha comunicado su decisión a través de un burofax, donde además solicita salir gratis de la entidad acogiéndose a una cláusula liberatoria que en principio caducó el 10 de junio. El todavía ‘10’ del Barça tiene contrato con el club hasta el 30 de junio de 2021.


Si decidiera acogerse a dicha cláusula, la FIFA le otorgaría el transfer provisional para que pueda jugar en otro equipo, pero si la justicia finalmente falla en su contra el club de destino debería hacer frente al pago de un traspaso, que dependiendo de la interpretación del magistrado podría ascender a los 700 millones de su actual cláusula de rescisión.