Deportes

Barcelona empieza la era sin Koeman con empate amargo ante Alavés El equipo catalán no pudo mantener la ventaja en condición de local y sigue naufragando fuera de puestos europeos.

Redacción Deportes

sábado 30, octubre 2021 • 4:02 pm

Compartir

Memphis Depay abrió el marcador para el Barça (49), pero Luis Rioja igualó (52) en el Camp Nou, en el debut de Sergi Barjuan como técnico interino tras la destitución del holandés el miércoles pasado.

El Barça, tras dos derrotas consecutivas, logró sumar un punto, pero sigue lejos de los equipos de cabeza, que lidera el Real Madrid, a ocho puntos de los azulgranas.

El Barça dominó el encuentro frente a un Alavés, que apostaba por defender y salir al contraataque, pero volvió a faltarle definición delante. En la primera parte, el equipo azulgrana apenas puso a prueba al portero alavesista Antonio Sivera en un remate de cabeza de Eric García (18) y un disparo desde la frontal de Memphis Depay (45).

El holandés pasó a ser el delantero de referencia después que Sergio 'Kun' Agüero tuviera que retirarse después de, aparentemente, sufrir un pequeño mareo (41) siendo sustituido por Coutinho.

“Me ha dicho que estaba un poco mareado”, explicó Barjuan tras el partido, precisando que no sabía más sobre el traslado del Kun a un hospital para hacerle pruebas, siguiendo el protocolo para estos casos.


 

Depay encuentra el gol

A la vuelta del descanso, Depay agarró un balón en la frontal para soltar un latigazo por la escuadra haciendo el 1-0 (49), pero apenas tuvo tiempo de celebrarlo porque Rioja se fue de una nube de defensores para regatear a Ter Stegen y poner el 1-1 (52).

Como en la primera parte, el Barça dominó pero le costaba afinar la puntería. “En la segunda parte hemos estado más intensos, pero en una jugada aislada han conseguido empatar, hemos tenido ocasiones después, pero no lo hemos conseguido”, afirmó Barjuan.

Depay estrelló un balón en el palo (59) y otra pelota en el portero solo ante el meta rival (61). Los jóvenes Nico González y Gavi animaron el juego del Barça con rápidas y largas conducciones buscando encontrar los huecos en la defensa rival, que fue auténtico muro.

En los últimos minutos, el Barça se volcó sobre la portería contraria, pero sólo podría sacar un empate, que no le anima mucho antes de su crucial encuentro de Liga de Campeones contra el Dinamo de Kiev el martes.