banda1

Nacionales

Banda de robacarros condenada hasta 61 años de prisión

Juan Carlos Vásquez

jueves 27, octubre 2016 • 6:03 pm

Compartir

Penas de 16 a 61 años de cárcel fueron impuestas a siete integrantes de una banda de hurto y robo de vehículos por el Tribunal Quinto de Sentencia de San Salvador que operaba en tres departamentos del país.

En el fallo se determinó que fueron 27 víctimas a quienes la estructura les hurtó y robó los automotores, y la clave en el juicio fue la declaración del testigo criteriado “Géminis” quien narró la forma en la que se ejecutó cada uno de los hechos y la participación que tuvo cada uno de los integrantes de las banda previo, durante y después de cada hecho.

La mayor cantidad fue hurtos perpetrados entre los años 2012 y 2013, pero también se conoció de robos por los que fueron condenados Hugo Pérez Martínez a 16 años, Víctor Manuel Alcona a diez, mientras que Israel Molina, Alfredo Hernández Viana y Juan Alfaro Valle, deberán permanecer ocho en prisión.

El caso fue conocido por los tres jueces que integran el referido tribunal quienes escucharon los testimonios de las víctimas y analizaron además la prueba documental y pericial que se incorporó al expediente penal.

El testigo “Géminis” dijo que en el año 2013 realizaron más de 20 hurtos en ciudades como Santa Tecla, Soyapango, San Salvador y Santa Ana. Los miembros de la banda nunca contaban con un plan específico del lugar y la víctima a quien iban a hurtar o robar.


Los días de los hechos salían para reunirse en puntos específicos de los municipios antes indicados y comenzaban a recorrer las principales arterias con el fin de buscar un automotor que a ellos les gustara.

Una vez encontraban el carro que a la banda le interesaban comenzaban a verificar que el propietario no estuviera cerca para luego abrirlo con llaves similares a las originales y trasladaban los automotores hasta tallares del municipio de Mejicanos para venderlos a precios muy bajos.

Casi todos los vehículos fueron vendidos entre los $300 y $350 ya que a los propietarios de los talleres automotrices se los ofrecían en $400, una vez hacían el negocios esos carros eran desmantelados y vendidos en piezas de repuestos usados, así lo expresó el testigo criteriado.