Debido a la caída del empleo formal, se estima que el sector informal aumentó. Este segmento ya presenta el 70 % en El Salvador. /DEM

Economía

Banco Mundial mantiene que El Salvador crecerá 4.1 % en 2021 El Banco Mundial mantiene que la economía crecerá 4.1 % en 2021 contra una recesión de -7.8 % en 2020.

Uveli Alemán

martes 8, junio 2021 • 11:21 am

Compartir

El Banco Mundial mantuvo su perspectiva de crecimiento económico para El Salvador con una expansión prevista de 4.1 % en 2021, tras la peor recesión del país en los últimos 40 años en 2020.

En su último informe Perspectivas económicas mundiales, publicado este martes, el multilateral no mostró ninguna variación de su última proyección publicada en marzo pasado para El Salvador con una expansión prevista de 4.1 % y de 3.1 % para 2022.

El Salvador se enfrentó en 2021 a su peor recesión económica de los últimos 40 años con una caída del Producto Interno Bruto (PIB) del -7.9 %, un desplome solo comparable a los observados durante la guerra civil de la década de 1980.

La economía salvadoreña será la tercera de mayor crecimiento en la región centroamericana, superada por Panamá con una proyección de 9.9 % para 2021 y un 3.6 % para Guatemala. Para Costa Rica, el Banco Mundial prevé un 2.7 %, un 4.5 % para Honduras y 0.9 % para Nicaragua.

4.8 %ExpansiónEl Banco Mundial espera que el crecimiento en América Central alcance un 4.8 % en 2021 con remesas firmes y aumentos en los precios de los productos básicos.

El Banco Mundial advierte que la recuperación global muestra el ritmo más acelerado en los últimos 80 años y prevé un crecimiento mundial de hasta 5.6 % para este 2021 debido en gran medida a un “fuerte repunte” de algunas de las principales economías.

Se prevé que Estados Unidos, el principal socio comercial de El Salvador, crezca 6.8 % como resultado del apoyo fiscal a gran escala que impulsa el gobierno de este país, mientras que China -considerada mercado emergente- experimentará un repunte de 8.5 % producto de la demanda reprimida.


Para América Latina y el Caribe, en tanto, se prevé que la actividad económica se expanda un 2.9 % en 2021.

 

Persistirán las desigualdades.

Pese a ese dinamismo, la institución financiera señala que muchos mercados emergentes y economías en desarrollo continúan luchando contra la pandemia del covid-19 limitando su recuperación.

Se prevé que el crecimiento en las economías de ingreso bajo este año será el más lento de los últimos 20 años (salvo por 2020), lo que refleja, en parte, el muy lento ritmo de vacunación.

“En muchos países la reactivación se está retrasando porque han resurgido casos de covid-19 y la vacunación avanza lentamente, y porque en algunos casos se ha retirado la ayuda proporcionada en el marco de políticas”, señala el informe.

Si bien existen signos de recuperación mundial que se reciben con agrado, la pandemia sigue generando pobreza e inequidad en la población de países en desarrollo de todo el mundo”.
David Malpass
Presidente del Grupo Banco Mundial

 

Inflación restringirá crecimiento.

El Banco Mundial detalló que, tras la crisis de 2020, la inflación muestra el repunte más veloz de las últimas cinco recesiones mundiales y se prevé que siga aumentando el resto del año.

El alza en la inflación se refleja en un aumento en los precios de los alimentos, que podrían derivar en problemas relacionados a la inseguridad alimentaria de los países pobres.

Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial, advirtió también que una inflación más alta “podría complicar las elecciones de políticas en los mercados emergentes y en desarrollo en los próximos meses, ya que algunas de estas economías aún dependen de medidas de apoyo expansionistas para asegurarse una recuperación perdurable”.

Kose indicó que salvo se aborden los riesgos de tener altos niveles de endeudamiento, las economías más pobres “siguen siendo vulnerables a las tensiones de los mercados financieros si la confianza de los inversionistas con respecto a los riesgos se deteriorara debido a las presiones de la inflación en las economías avanzadas”.

El Banco Mundial advierte que los países deben resistir la tentación de otorgar subsidios, establecer controles de precios o acelerar importaciones para controlar el incremento en el costo de los alimentos mundiales.