Centro de San Salvador durante la reactivación económica, tras pasar en cuarentena por seis meses para evitar el avance de la pandemia. /DEM

Economía

Banco Mundial endurece perspectiva para El Salvador y prevé una caída de -8.7 % El Banco Mundial reafirmó que El Salvador será el país de Centroamérica que más se contraerá en 2020 debido a la crisis económica.

Uveli Alemán

sábado 10, octubre 2020 • 7:31 am

Compartir

El Banco Mundial endureció ayer su proyección para la economía salvadoreña en 2020 y ahora prevé que se desplome -8.7 % debido a la crisis generada por la pandemia del covid-19.

El organismos multilateral, con sede en Washington, actualizó sus perspectivas económicas para América Latina y el Caribe con un advertencia que la región en su conjunto será la “más castigada” por la pandemia con una caída de su Producto Interno Bruto (PIB) en hasta -7.9 %.

La institución endurece, por segunda ocasión, su previsión para El Salvador desde un -4.3 % que previó en abril, pasando por un -5.4 % que vaticinó en junio hasta advertir ayer que prevé una caída para la economía salvadoreña de -8.7 %.  Un ajuste que implica una recesión económica el doble de profunda de lo esperada en un inicio.

La previsión del Banco Mundial es la más dramática anunciada por ahora para El Salvador, supera incluso el pronóstico oficial del Banco Central de Reserva (BCR) de una caída que oscilaría entre -6.5 % y -8.5 %.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) prevé una caída para la economía local de -8.6 % y el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó en abril una contracción de -5.4 %. Sin embargo, el FMI actualizará sus proyecciones la próxima semana.


Le recomendamos leer: Economía salvadoreña se contrajo -19.2 % en segundo trimestre de 2020

Asimismo, la previsión de Banco Mundial reafirma que El Salvador será la nación más golpeada por la pandemia de Centroamérica, pues mostraría la mayor contracción de su PIB -la producción de bienes y servicios de la economía-. El desplome esperado para la economía nacional incluso supera a Nicaragua, país que ya tiene tres años de crisis desde el conflicto social suscitado en 2018.

Los escenarios para Centroamérica en 2020 son:

  • El Salvador: -8.7 %
  • Panamá: -8.1 %
  • Honduras: -7.1 %
  • Nicaragua: -5.9 %
  • Costa Rica: -5.4 %
  • Guatemala: -3.5 %

El organismo se mantiene entusiasta en que los países centroamericanos lograran un “rebote” de sus economías para 2021. Así vaticina que Panamá crezca 5.3 % y 4.9 % para El Salvador y Honduras. Guatemala avanzaría 4.5 %, Costa Rica un 3.1 % y Nicaragua un 1.1 %.

Un llamado a proteger a los más vulnerables y finanzas sostenibles

La crisis económica ocasionada por la pandemia llega tras años de lento crecimiento económico y escaso progreso social, que acentuó de manera desproporcionada las precarias condiciones de los hogares que viven de trabajo informal.

Ahora “los gobiernos deben proteger a los más vulnerables mientras adecúan las normas sanitarias y de seguridad en todos los sectores y actividades, en especial el de la educación, para que la probabilidad de contagio siga siendo baja mientras la vida continúa”, manifestó Martín Rama, economista en jefe del Banco Mundial para la región de América Latina y el Caribe.

Nuestra región soporta el peor impacto económico y en salud debido a la covid-19 de todo el mundo, algo que exige mayor claridad respecto a cómo combatir la pandemia y recuperar el rumbo económico de cara a una rápida recuperación”.
Carlos Felipe Jaramillo
Vicepresidente del Banco Mundial para la región de América Latina y el Caribe

Destacó el rol del sector farmacéutico como un “aliado clave en la lucha contra la pandemia” y un mejor diseño de las licitaciones para reducir el gasto público en medicamentos.

Asimismo, el organismo indicó que si bien los gobierno “acertadamente aumentaron el gasto” para responder a la crisis, advierte que “deberán hallar la manera de retomar la senda del equilibrio fiscal. “Se deben reorientar los impuestos y el gasto público para apoyar la creación de empleo, la prestación de servicios y el desarrollo de infraestructura para colocar a la región de nuevo en una senda de crecimiento inclusivo y sostenible”, matizó.