El exalcalde ya está condenado a 12 años por agrupaciones ilícitas. / DEM

Nacionales

Avisarán a Fiscal por posible delito en indagación a defensor

Iliana Cornejo

miércoles 4, julio 2018 • 12:00 am

Compartir

En el juicio en contra del exalcalde de Apopa, Elías Hernández, el Juez Especializado de Sentencia “C”, dijo que avisará al Fiscal General de la República por posibles delitos en los que pudieron incurrir los fiscales que llevan el caso, quienes investigaron las llamadas telefónicas que, supuestamente, hizo el defensor del exedil al testigo del caso.

Ayer, el juez también dijo que informará a la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, por posibles violaciones a derechos, luego que los fiscales buscaban probarle al juez que el defensor Juan Ramón Rivas había mantenido comunicación con el testigo clave 7198, quien además es víctima de homicidio tentado en este caso.

Según la Fiscalía, estas llamadas podrían haber intervenido, directamente, para que  el testigo no se presentara al desarrollo del juicio y que hasta la fecha no se haya podido ubicar.

Los fiscales que llevan el caso presentaron al juez tres bitácoras de llamadas, actas de pesquisas, certificaciones de bitácoras, para demostrar que el defensor había llamado al testigo, argumentando que el abogado no debe conocer la identidad del protegido.

Agregaron que además del abogado, el hijo del exalcalde, Darwin Elías Hernández, también llamó al testigo. La fiscalía dice que clave 7198 pudo haber sido amenazado o sobornado para que ya no declarara en contra del exjefe edilicio.

El juez dijo a los fiscales que  la información presentada no tiene valor en este proceso judicial y podría ser parte de una nueva investigación.

El hecho que le atribuyen al exalcalde de Apopa ocurrió el 16 de junio del año 2013, en la colonia Popotlán, del municipio de Apopa, cuando un grupo de pandilleros del barrio 18 llegaron armados para dispararle a la víctima, a quien dejaron con varios disparos.

Según la Fiscalía, Hernández quiso vengarse de un joven porque andaba hablando mal de su hijo y por eso pidió, supuestamente, a pandilleros de la 18 que asesinaran a su padre.