Según la ONU, la cifra de refugiados y migrantes venezolanos aumentó a tres millones de personas este año. / AFP

El Mundo

Aumentan en 63 % solicitudes de asilo en México y C.A.

Redacción Internacional

sábado 10, noviembre 2018 • 12:00 am

Compartir

Las peticiones de asilo en México y cinco países de Centroamérica -Belice, Costa Rica, Guatemala, Honduras y Panamá- han subido 63 % en 2018, debido en parte al incremento de la llegada de refugiados venezolanos y nicaragüenses, según un informe presentado ayer en Washington, informó el periódico mexicano El Universal.

Se trata del primer reporte elaborado por la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en el marco de una iniciativa adoptada por los gobiernos de la región en octubre de 2017 para proteger a los refugiados.

El informe recoge las políticas que Belice, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México y Panamá han instaurado en el último año para cumplir con los compromisos previstos en esa iniciativa de 2017, bautizada como Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS).

De acuerdo al documento, ha habido un incremento de 63 % de solicitudes al pasar de 12 mil 542 en 2017 a 20 mil 504 peticiones durante este año.

El informe detalla que más de siete mil venezolanos solicitaron el estatus de refugiado en Panamá, México y Costa Rica en 2018 y, además, 15 mil nicaragüenses hicieron peticiones de asilo en Costa Rica.

De acuerdo con la ONU, la cifra de refugiados y migrantes procedentes de Venezuela aumentó a tres millones de personas. Colombia tiene el mayor número, con poco más de un millón de venezolanos. Le sigue Perú, con más de 500 mil; Ecuador, con al menos 220 mil; Argentina, con 130 mil; Chile, con más de 100 mil; Panamá, con 94 mil y Brasil con 85 mil. El resto se encuentra en otras regiones del mundo.


Eduardo Stein, representante especial de ambas agencias para el tema de Venezuela, dijo que los “América Latina y el Caribe han mantenido una política elogiable de puertas abiertas a los refugiados y migrantes de Venezuela”. Sin embargo, advirtió que “su capacidad de recepción está severamente limitada”.