AFP

Escena

Así fue el último adiós que dieron a Felipe de Edimburgo Entre solemnidad de la ceremonia y el entierro y la tensión entre Guillermo y Enrique fue parte de lo acontecido.

AFP con edición de Jessica Merlos

sábado 17, abril 2021 • 9:55 am

Compartir

El funeral del príncipe Felipe hoy sábado en el castillo de Windsor, con marcados honores militares, comenzó con un breve cortejo fúnebre a pie, seguido por un restringido oficio religioso y un entierro en la intimidad.

A las 11 de la mañana (en Reino Unido) el féretro de Felipe, cubierto con su espada, su gorra de la Armada y una corona de flores, fue trasladado de la capilla privada de la familia real a otro salón del castillo.

Tres horas después, el decano de Windsor, David Conner, pronunció una oración antes de trasladarse a la capilla San Jorge.

Posteriormente, los representantes de las fuerzas armadas británicas tomaron posiciones en el patio central junto a las dependencias reales del castillo y en las escaleras que llevan a la capilla.

Los invitados que no participan en la procesión salieron hacia la capilla y el Land Rover especial que el príncipe Felipe ayudó a diseñar durante más de 16 años entró en el patio del castillo y la banda militar comenzó a tocar.

A los pocos minutos, los portadores levantaron el ataúd y el féretro salió del castillo y fue recibido por los miembros de la familia real para la procesión. Tras un saludo militar, se colocó en el Land Rover.


A las 2:14, la reina apareció con una dama de compañía en un Bentley oficial y se unió a la retaguardia del cortejo mientras sonaba el himno nacional, "God Save the Queen". Fue la primera vez en que fue vista Isabel II desde la noticia de la muerte.

Treinta minutos luego comenzó el cortejo fúnebre, de una duración prevista de ocho minutos, con salvas de honor y tañido de la campana en una torre del castillo. Participaban en él los hijos de la reina y Felipe, Carlos (heredero al trono), Ana, Andrés y Eduardo, y algunos de sus nietos, Guillermo, Enrique y Peter Phillips. También estaban presentes el marido de Ana, Timothy Laurence, y el sobrino de la monarca, David Linley.

Así hasta llegar a la capilla San Jorge.

A las 3:00 de la tarde  Reino Unido guardó un minuto de silencio y el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, líder espiritual de los anglicanos, y el decano de Windsor recibieron el féretro en la capilla.

Al término de la ceremonia religiosa, el duque será enterrado en privado en la bóveda real de la capilla.

Los cornetines tocarán "The Last Post", tema utilizado en los funerales militares británicos, y "Action Stations", la señal que llama a los marineros a sus puestos, por petición expresa de Felipe, que sirvió en la Armada Real durante la Segunda Guerra Mundial.

El arzobispo de Canterbury dio su bendición antes de que sonara el himno nacional. 

Luego, los familiares salieron de la capilla.

La reina les siguió en un automóvil, un Bentley oficial, con una dama de compañía.

Sin embargo, la monarca, que el miércoles cumple 95 años, se sentó sola en la capilla para despedir a su esposo.

Todas las miradas estuvieron puestas en los príncipes Enrique y Guillermo, cuyas relaciones son tensas, en busca de alguna señal de reconciliación.

Puede leer: https://diario.elmundo.sv/cinco-cosas-poco-conocidas-sobre-felipe-de-edimburgo/

AFP

AFP

AFP