Arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, previo a presidir este domingo una misa de acción de gracias por el 50 Aniversario de las comunidades eclesiales. /Diego García

Política

Arzobispo espera que nuevo gobierno ”de verdad trabaje” en favor del pueblo La ley del agua, mejorar el sistema de pensiones y hacer más justo el tributario, deberían ser prioridad para la próxima administración del Ejecutivo, señaló Escobar Alas.

Uveli Alemán

domingo 10, febrero 2019 • 11:59 am

Compartir

Con una saludo de felicitaciones al electo presidente Nayib Bukele, el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, esbozó la mañana de este domingo una lista prioridades que debe considerar la próxima administración del Ejecutivo, entre ellas “que de verdad trabaje en favor del pueblo”.

“Esperamos que el nuevo gobierno de verdad trabaje en favor de los pobres, del pueblo, de los que más sufren”, manifestó Alas luego enfatizar que “nosotros lo que queremos es vivir conforme a democracia”, donde tanto la oposición como la dirección del Ejecutiva tienen que jugar su rol “en el mejor sentido de la palabra”.

“El pueblo se ha manifestado. Yo diría que esto es genuino, natural, que el pueblo se manifieste y que esto es alternancia que, después de partidos que han estado en el poder y que han hecho lo que a ellos le pareció lo conveniente, el pueblo los descalifica y la da la oportunidad a un nuevo partido”, manifestó el religioso.

¿Cuál debería ser la agenda?
El líder de la iglesia católica indicó que el nuevo presidente debe considerar en su agenda de trabajo, la aprobación de la ley del agua porque a “todas luces el pueblo espera y desea una ley que les respete y garantice el derecho”, agregó.

El tema previsional y de impuestos también deben ser prioridad, prosiguió, ya que “no podemos salir del subdesarrollo con sistemas injustos de pensiones y tributario, donde igualmente los que pagan los impuestos son los pobres, el impuesto justo es el directo, como el patrimonio”.

El arzobispo señaló que la revisión del salario mínimo no debe quedarse atrás. El último incremento se realizó a finales de 2016, con vigencia a partir de 2017, y generó polémica por señalamientos del sector empleador ante supuestas irregularidades en la conformación del Consejo Nacional del Salario Mínimo (CNSM).


Felicito al pueblo por su expresión democrática, por su madurez democrática y la manera en que se ha expresado con tanta paciencia, civismo y responsabilidad (...) También felicitamos al nuevo presidente y vicepresidente electos, y les auguramos lo mejor”
José Luis Escobar Alas
Arzobispo de San Salvador