Los comercios se han visto impactados por las nuevas medidas para contener la pandemia. Se espera que la segunda quincena de mayo se reabra la economía. / D.G.

Nacionales

Arreglos florales en celebración atípica del Día de las Madres Las zonas del centro capitalino, donde tradicionalmente hay ventas, lucieron desiertas ayer. En San Miguelito hubo venta de arreglos flarales y globos.

Gerson Chávez

lunes 11, mayo 2020 • 12:07 am

Compartir

La cuarentena por la pandemia del COVID-19 provocó que pocos comercios abrieran sus puertas para vender los tradicionales globos y arreglos florales para celebrar el Día de las Madres.

A diferencia de otros años, adentro del mercado San Miguelito, de San Salvador, no hubo ventas de regalos. Sin embargo, unos pocos comercios en las inmediaciones de este mercado ofrecieron sus productos al público.

Los precios de los arreglos florales variaban desde los $5 hasta los $50. Los globos iban desde los $2, los pequeños y $5 los grandes.

Los compradores llegaron en vehículo a traer los arreglos florales y los globos para celebrar con sus madres. Otras personas del sector llegan a pie a comprar. La circulación del transporte colectivo está suspendido por decreto Ejecutivo, como medida para contener la pandemia del COVID-19.

Globos y flores fueron los regalos que más predominaron. / Diego García

El Centro de San Salvador también se ha caracterizado en años anteriores porque los vendedores ofrecen una variedad de productos para celebrar el Día de las Madres.


Sin embargo, ayer, desde el parque Simón Bolívar hasta el Palacio Nacional, sobre la Calle Rubén Darío, todos los negocios y ventas ambulantes estaban cerrados a raíz de la emergencia por la pandemia.

El mercado central y las calles aledañas también se caracterizan por ofrecer arreglos florales, frutales o globos; sin embargo, ayer, era poco el flujo de personas en el lugar y la mayoría de comercio de la orilla de la calle estaban cerrados. En algunos locales abiertos solo había venta de verduras, frutas y granos básicos.

 

Los vendedores dijeron que sus ventas se redujeron por el COVID-19. / Diego García