Una de las propuestas es la canasta básica de alimentos a familias pobres y sector informal. Foto: Archivo-DEM

Política

Arena pide canasta básica y créditos para afectados en pandemia Arena propone seis medidas económicas para atender la crisis económica por la cuarentena obligatoria, reorientando fondos del Banco Mundial.

Gabriela Villarroel

miércoles 18, marzo 2020 • 3:10 pm

Compartir

El Consejo Ejecutivo Nacional de Arena (Coena) presentó este miércoles una serie de seis medidas para aliviar la economía familiar durante la emergencia nacional y cuarentena obligatoria por el coronavirus, como una canasta básica mensual y créditos a tasa cero.

Erick Salguero, presidente del Coena, aseguró que el país "va a ser inmerso en un problema mucho más grande de lo que nos imaginamos en términos de una disminución de su actividad económica", tras las medidas decretadas por el Gobierno por la pandemia, así como el efecto global.

A cinco días desde que la Asamblea Legislativa aprobó un decreto de emergencia nacional por la pandemia por Covid-19 y una semana de cuarentena, el país se resiste a abandonar la actividad económica: más del 80 % de todo el empleo está en el sector informal.

El jefe de fracción de Arena, Carlos Reyes, asegura que la emergencia y el riesgo de contagio es aún más agravante en una economía como la salvadoreña. Para mitigar el golpe económico "donde los más pobres son los más afectados", proponen entregar apoyo directo a través de alcaldías.

Las medidas

  1. Canasta básica de alimentos a familias pobres y sector informal.

Los fondos, explicó Reyes, se obtendrían a través de un préstamo de $200 millones ya aprobado del Banco Mundial: $100 millones para alimentación, y $100 millones para créditos a micro empresarios.


  1. Suspender cobro de servicios básicos.

Como agua y energía eléctrica dejarán de cobrarse sin que se corten los servicios durante marzo y abril. El pago pendiente se amortizaría en el segundo semestre sin recargos u otras penalidades, favoreciendo a unas 700,000 familias.

  1. Líneas de crédito blanda para trabajadores.

El monto mínimo sería de un salario mínimo, y se utilizaría exclusivamente para la compra de alimentos. Arena establece que la inversión total sería de unos $100 millones, a través del Banco Hipotecario, el Banco de Fomento Agropecuario (BFA) y el Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal); pero están abiertos a recibir apoyo de banca privada.

La tasa de interés sería del 0% para trabajadores y amortizado en seis cuotas de julio a diciembre de 2020; sin embargo, el gobierno tendrá que cubrir los intereses.

  1. Línea de crédito blanda para Micro, Pequeña y Mediana Empresa (mipyme).

El monto máximo para la empresa sería equivalente al gasto fijo mensual de la empresa, incluyendo facturas de energía, agua, telefonía e internet; además de pago de salarios, cotizaciones, arrendamientos, impuestos, seguridad y otros. Los recursos, proponen, serían a través de los $100 millones restantes del préstamo del Banco Mundial.

En este caso, la amortización del préstamo sería en seis cuotas, y la tasa de interés equivalente a la tasa del crédito del Banco Mundial. La línea sería operada por bancos públicos, pero también pueden participar privados con fondos propios.

  1. Diferir pago de impuestos.

Arena propone, además, que se difiera el pago de Impuesto Sobre la Renta para empresas y personas naturales, en los meses de marzo y abril, pero la declaración será obligatoria y el pago se haría en cuotas de tres a seis meses durante el segundo semestre.

Para financiar esta reducción en los ingresos, Arena pide que el Gobierno emita bonos o un crédito puente con el sistema financiero. Además, se solicita que se puedan combinar con títulos del Gobierno que permitan cubrir los requerimientos de liquidez de los bancos.

  1. Aplazar pago de préstamos

Proponen que todas las personas naturales y empresas puedan diferir el pago de cuotas de capital e intereses de sus préstamos en el sistema financiero formal durante marzo y abril.

Esta medida se extiende por dos meses adicionales, sin recargos, a quienes no puedan pagar sus cuotas.