Tres estudiosos la política internacional interpretan consultados por Diario El Mundo interpretan el retorno de Jean Manes a El Salvador como un mensaje a El Salvador de “vamos a seguir mirando”, una búsqueda de ajustes democráticos o incluso como un periodo de “stand by” usado en diplomacia cuando hay “periodos de mucha incertidumbre”. El exembajador Rubén Zamora cree que el gobierno de Biden no renunciará a sus exigencias democráticas a El Salvador y ve posible que tome más medidas. Sin embargo, el nombramiento de Manes en el cargo de “encargada de negocios” podría ser una forma de “mantener la relación pero degradada”. “No está claro para dónde va la cosa, no comprometen a un embajador”, analizó.

Política

Analistas ven mensajes de EE.UU. tras nombramiento de Manes

Yolanda Magaña

jueves 27, mayo 2021 • 2:45 am

Compartir

Tres estudiosos la política internacional interpretan consultados por Diario El Mundo interpretan el retorno de Jean Manes a El Salvador como un mensaje a El Salvador de “vamos a seguir mirando”, una búsqueda de ajustes democráticos o incluso como un periodo de “stand by” usado en diplomacia cuando hay “periodos de mucha incertidumbre”. El exembajador Rubén Zamora cree que el gobierno de Biden no renunciará a sus exigencias democráticas a El Salvador y ve posible que tome más medidas. Sin embargo, el nombramiento de Manes en el cargo de “encargada de negocios” podría ser una forma de “mantener la relación pero degradada”. “No está claro para dónde va la cosa, no comprometen a un embajador”, analizó.

Por su parte, el analista de Crisis Group para Centroamérica, Tiziano Breda, dijo a Diario El Mundo que su primera impresión es que la decisión reafrima la relevancia que tiene América Central y El Salvador en particular. “El mensaje es vamos a seguir mirando de cerca lo que pasa en el país y lo haremos a través de una persona que conoce bien esa realidad”, indicó.

Wilson Sandoval, director del Centro de Asesoría Anticorrupción en El Salvador (Alac) de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde), cree que es un perfil que responde al contexto del país, ya que tiene capacidad de usar una “diplomacia suave cuando se debe” pero también la capacidad de “desplegar toda su experiencia en materia de negociaciones” que busquen “ajustes” en respeto a la democracia, que favorezcan tanto a los salvadoreños como a los intereses económicos y geopolíticos de Estados Unidos.