Ericka Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional para América Latina, presenta informe de abusos de fuerzas gubernamentales contra manifestantes y estudiantes. AFP

El Mundo

Amnistía Internacional: Ortega ordenó matar a manifestantes El organismo internacional señala que el régimen del presidente Daniel Ortega impone una política de terror en las calles de Nicaragua.

Álvaro Cruz Rojas, ENVIADO ESPECIAL

miércoles 30, mayo 2018 • 12:00 am

Compartir

Amnistía Internacional (AI) condenó este martes al Gobierno de Nicaragua por serias violaciones a los derechos humanos y crímenes de derecho internacional, incluyendo ejecuciones extrajudiciales, denegación de atención médica y uso excesivo de la fuerza.

“En Nicaragua hay una política sistemática de represión violenta, con características de graves violaciones de Derechos Humanos”, explicó Ericka Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional para América Latina.

En una conferencia de prensa en Managua, la organización, que llevó a cabo su misión entre el 4 y el 13 de mayo, en las ciudades de Managua, León, Ciudad Sandino y Estelí, criticaron al régimen de Daniel Ortega por su “discurso oficial de negación” de la realidad y su discurso estigmatizador hacia los manifestantes opositores.

“Hay una retórica divisoria y de odio de parte del presidente Daniel Ortega y de la vicepresidenta Rosario Murillo”, afirmó la activista.

“Amnistía Internacional considera que estos elementos, junto con el uso de grupos parapoliciales, parecen señalar el propósito de ejercer una política represiva de naturaleza letal, es decir, que existió la intención no solo de controlar las expresiones de protesta, sino más bien de privar intencionalmente de la vida a opositores políticos y manifestantes o quienes fueron percibidos como tales”, dice el reporte “Disparar a Matar”, divulgado ayer en Managua.

Amnistía Internacional reitera en su reporte que el Gobierno de Nicaragua usa grupos paramilitares y policiales contra las protestas. AFP


Jóvenes objetivos de represión

“Hay una política que está generando terror no solo en las calles, sino en toda la ciudadanía, hay un terror por una política de persecución que se está generando contra los líderes del movimiento estudiantil y social”, dijo Guevara Rosas.

Según la directora de Amnistía Internacional, “Hay una política destinada a intentar acallar las voces, pero los jóvenes y las jóvenes de Nicaragua han perdido el miedo y están luchando por recuperar la democracia y la institucionalidad”.

El organismo denuncia además el uso de grupos parapoliciales, conformados por simpatizantes del gobierno de Ortega, que cometen ataques armados y multiplican su efecto represor debido a que actúan al margen de la ley.

Amnistía Internacional denunció el uso excesivo de la fuerza, lo que se refleja en el alarmante número de muertes y heridos en las protestas.

La organización también denunció una cadena de irregularidades que impactan en el futuro de las investigaciones de los crímenes y en el acceso a la verdad y la justicia.

Amnistía Internacional señala también que varios hospitales públicos negaron el acceso a personas lesionadas en las protestas durante al menos un día.

“Esta decisión habría sido tomada con el ánimo de afectar la integridad de las personas que se manifestaron”, señala el reporte.
Amnistía Internacional hizo una serie de recomendaciones al Gobierno de Nicaragua para garantizar los derechos humanos, cesar la represión e investigar los crímenes ocurridos, especialmente las ejecuciones extrajudiciales.