En el transcurrir del tiempos, uno de los peores males que históricamente ha padecido la humanidad es el Alzheimer de los pueblos, que condena a repetir en diferentes épocas hechos, comportamientos y errores como un círculo vicioso,  no dejando evolucionar a la sociedad de forma lineal; menos aún a los desprotegidos que generación tras generación mucho de lo acontecido lastimosamente no es transmitido producto de la enfermedad. Este ALZHEIMER SOCIAL que es ahora peligroso e invasivo, afectando más a niños, jóvenes y adultos que ancianos, limita sus capacidades impidiéndoles optar o tomar decisiones adecuadas en el momento oportuno para el bienestar social y futuro de ellos mismos.

Opinión

Alzheimer en El Salvador

Roberto Carlos Chavarria / Abogado y Notario

sábado 31, octubre 2020 • 12:00 am

Compartir

En el transcurrir del tiempos, uno de los peores males que históricamente ha padecido la humanidad es el Alzheimer de los pueblos, que condena a repetir en diferentes épocas hechos, comportamientos y errores como un círculo vicioso,  no dejando evolucionar a la sociedad de forma lineal; menos aún a los desprotegidos que generación tras generación mucho de lo acontecido lastimosamente no es transmitido producto de la enfermedad. Este ALZHEIMER SOCIAL que es ahora peligroso e invasivo, afectando más a niños, jóvenes y adultos que ancianos, limita sus capacidades impidiéndoles optar o tomar decisiones adecuadas en el momento oportuno para el bienestar social y futuro de ellos mismos.

Ya antes alguien dijo que: “la historia no avanza de forma lineal empujada por el progreso, sino en forma de ciclos que se repiten”; estos ciclos son muchas veces los parámetros que se emplean para definir teorías que se vuelven universales  entre ellas: las formas de Evolución, Teoría de Hegemonía del Poder, Teorías de los Derechos Humanos.

Conflictos bélicos, guerras internacionales y violaciones a Derechos Fundamentales se repiten continuamente, desde el lejano Oriente Asiático, pasando por Medio Oriente bajo infinidad de conflictos provocados e invasiones planificadas, falta de humanidad en Francia hacia migrantes que huyen buscando  una oportunidad para salvaguardar sus vidas encontrándose con un muro de discriminación y odio; hasta los confines de la América, el Sur, Norte y Centro de ella.

Los Estados Constitucionalistas actuales limitan los derechos de cada uno de los individuos en una sociedad, Pueblo o Nación para que todos puedan gozarlos sin irrumpir el Derecho de otra persona como su límite al ejercicio de este;  los Derechos Fundamentales fueron adoptados en nuestras Constituciones como en múltiples Tratados y Convenios Internacionales, siendo necesario desde hace décadas un Supra Órgano que paródicamente vele por el Respeto de los Derechos Humanos, y así en cada uno de los países de Latinoamérica que se han desangrado por conflictos entre gobiernos y  grupos beligerantes,  golpes de Estado u otros, fue imprescindible el nacimiento de una Institución a la que muchos restan importancia porque en ocasiones sirvió de venda de las ingratitudes, violaciones, y despojos humanos que han dejado atrás diferentes gobiernos en  Latinoamérica. La Defensora de los Derechos Humanos (PDDH en nuestro caso), que por nuestras historias la calificaría como una de las más importantes instituciones para los Estados, surgiendo muchas veces la pregunta de “¿Cuándo el Estado viola quien defiende?”, si él es quien debe proteger nuestros derechos y cuyo fin último es el bien común como lo establece nuestra Constitución; en principio el único responsable de Violaciones a derechos humanos es El Estado y digo en principio porque no siempre será así. Los abuelos de antaño pueden dar testimonio de atrocidades que se han hecho con particulares, solo como un ejemplo los hechos de 1932 contra  el pueblo campesino.

Quien tiene la obligación constitucional de velar por el respeto a los Derechos Humanos, investigar casos de violaciones, asistir a víctimas, vigilar la situación los privados de libertad, formular condenas y opiniones públicas sobre violaciones a estos Derechos es la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, y aunque en su existencia hubieron momentos que estuvo inerte ante atrocidades de quienes detentan el Poder Estatal, así también en ocasiones cumplió su papel al defender derechos de Ciudadanos ante el abuso por el gobierno de la época; para el caso un evento histórico dentro de un Centro Penitenciario “la masacre de 32 reos en agosto de 2004”, sea motín u otras razones, no han quedado claras en la historia; posterior a ese evento nuestro Gobierno llamo defensora de criminales a la Procuradora para la Defensa de los Derechos Humanos, manipulando medios y desprestigiando tan elitista institución como cortina de humo de lo que había sucedido; la enfermedad que padecía el pueblo no le permitía entender lo correcto y apoyo al Gobierno de ese entonces, sin comprender que esa institución es la única que puede protegerles cuando el Estado actúa fuera de los límites Constitucionales. El Alzheimer social nos condena a repetir los errores del pasado al apoyar algo que desconocemos y   que antes ya ha sucedido.