Opinión

Alianzas y esperanzas

Andrée Cardona / Colaborador

sábado 29, agosto 2020 • 6:00 am

Compartir

El actual contexto de la pandemia COVID-19 ha retado mucho a la sociedad en su forma de vida, en exigencias que antes no teníamos incluidas en nuestra vida cotidiana pero que debemos saber adaptarnos para no vernos absolutamente perjudicados por la actual coyuntura. Tenemos la oportunidad como país, de demostrar al mundo que podemos tener una normalización de actividad económica procurando mantener la actual curva de contagios COVID-19 a la baja, podemos abrir el país sin que la curva ascienda por el bien todos nosotros.

En medios internacionales recientemente se dio a conocer la iniciativa de la vacuna contra el COVID-19 para Latinoamérica del reconocido magnate empresario mexicano Carlos Slim con el influyente empresario argentino y reconocido embajador de buena voluntad del IICA por sus aportes al desarrollo sostenible, Dr. Hugo Sigman. La visión de Sigman ha permitido que el laboratorio crezca en Europa y también Argentina siendo un laboratorio ejemplo además de conceder oportunidades laborales a gente joven que se ha preparado en la ingeniería química y carreras similares, una admirable labor que de plano debe ser reconocida.

Para el Dr. Sigman, ha sido fundamental el acercamiento con medios de comunicación, en Octubre de 2018 por invitación de él pudimos viajar a España y visitar sus laboratorios ubicados en Madrid y León; una experiencia enriquecedora sabiendo que ha tenido una importante trayectoria con la producción y distribución de biosimilares y en el actual contexto, su próxima producción de la vacuna proporciona un valor agregado.

Cabe mencionar, que ha construido una alianza con una importante compañía británica quienes están desarrollando este importante trabajo de la vacuna contra el COVID-19 con la Universidad Oxford. El desarrollo de la vacuna ya está en curso, se encuentra en la etapa de transferencia de tecnología y se espera que para el primer trimestre de 2021 ya pueda estar lista de acuerdo a lo manifestado a medios de comunicación por Eduardo Cioppi quien es director comercial para América Latina de dicho laboratorio.

Esto significa mucho para la ciencia, para la salud mundial dado que esto representa un avance bastante importante en la industria farmacéutica que ojalá llegue a buen puerto, a un buen término que sea de beneficio para todos no sólo los países con mayor ventaja de poder adquisitivo, es decir, los países del primer mundo y que nosotros en América Latina en especial el centro de las Américas nos quedemos de forma aletargada o con un serio retraso para poder adquirir este fármaco por falta de fondos.


Es alentador ver que en Europa poco a poco la normalidad va retornando, se han abierto parques, centros comerciales, teatros y la vida comercial tiene ya su curso normal. Son buenas noticias en medio de todo lo que vemos y sabemos a diario de esta pandemia.

En el caso nuestro, ya se empieza a conocer la mecánica de los centros comerciales y restaurantes ya en esta época de reabrir los negocios, la vida productiva que ojalá esto no vaya a ser contraproducente para nosotros, que sea sumamente positivo este momento para todos dado que sí ya es bastante necesario que el país abra.

La Alcaldía de San Salvador ha dado un nuevo brillo al centro histórico, pude observar que en la Calle Delgado se han hecho algunos retoques así como en la Avenida Cuscatlán en la intersección con Catedral Metropolitana y esto debe motivarnos a los capitalinos para poder ver alguna esperanza, una porción de la vida antes de la pandemia y que el centro ya era un lugar turístico bastante visitado por turistas nacionales e internacionales.

No podemos confiarnos sólo con el hecho de ver y saber que la tendencia de casos COVID-19 están en disminución considerable de acuerdo a cifras oficiales del gobierno de la república; el COVID-19 deja una lección sorprendente al mundo y ha cambiado nuestra forma de vivir, de pensar y además ha puesto en iguales condiciones de preocupación por la enfermedad a países ricos y pobres.

No sintamos temor de recomendar a nuestro vecino o amigo que mantenga el distanciamiento social y que pueda lavarse las manos constantemente porque sólo así vamos a lograr aplanar la curva de una vez por todas y podremos disfrutar de esta nueva normalidad que se va a mantener por un buen tiempo, no va a acabar pronto. ¡Adelante El Salvador!