Deportes

Alfa Karina Arrué se despide del monte Everest con orgullo de intentarlo En medio de diferentes obstáculos físicos, climáticos y virales, la escaladora salvadoreña entregó su mejor esfuerzo para intentar poner la bandera nacional en el monte Everest.

Omar Gutiérrez

miércoles 26, mayo 2021 • 11:37 am

Compartir

Misión cumplida. Alfa Karina Arrué no pudo lograr la cima del monte Everest, pero fue la primera salvadoreña en llegar arriba de los 7 mil metros de altura después de un mes y 18 días y, de acuerdo a reportes del Instituto Nacional de los Deportes (Indes) en los próximos días regresará a El Salvador con la frente en alto.

“Gracias a Dios a salvo. Volví a atravesar (la cascada de hielo de) Khumbu, que realmente provoca mucho miedo, pero me armé de valor y lo hice. Gracias por todo su apoyo”, contó Alfa Karina a Indes, quien mencionó que descenderá al aeropuerto de Lukla para volar a Katmandú en su regreso a El Salvador.

De acuerdo al presidente del Indes, Yamil Bukele, las malas condiciones no permitieron a Alfa Karina lograr el ascenso al monte Everest. “Si fuera su voluntad ya hubiera cruzado 50 veces el monte Everest o hacer cumbre, hay una situación que es fundamental que es el clima, subió la primera ocasión, tuvo que descender, llegó a los 7 mil 200 metros, tuvo que regresar debido a las ráfagas de viento, espero unos días, lo volvió a intentar, sobrepasó los 8 mil metros de altura, pero en el campamento 4 estaba a -40 grados centígrados”.

El reto de Alfa Karina de escalar el Everest comenzó el pasado 4 de abril después de escalar los volcanes de Izalco, Santa Ana y el Cerro Verde de El Salvador, la cadena volcánica de Guatemala, el Pico Orizaba de México, las cumbres de Colombia, Ecuador, Perú y finalizando con la montaña de Aconcagua de Argentina siendo la altura más alta para la atleta nacional con una altura de 6 mil 962 metros sobre el nivel del mar su siguiente reto era el “Techo del Cielo” de 8 mil 848 metros de altura.

Tras un gasto de 65 mil dólares por su oficio de notaria y un apoyo del Indes por 5 mil 085 dólares, logró su primera estación: la aldea Phadking ubicado en el Himalaya con un recorrido 2 mil 640 metros en un clima que rondaba los 7 grados centígrados. Su meta era en 10 días avanzar al campamento base.


La aldea Namche Bazar y una bendición en el monasterio de “Tengboche” fueron sus siguientes paradas el pasado miércoles 7 de abril con una altura de 3 mil 400 y 3 mil 867 metros sobre el nivel del mar.

Durante su viaje, Arrué empezó a aclimatarse a las condiciones, ya que pasó a estar en un clima de -7 grados centígrados donde mencionó haberse acostumbrado a bajas temperaturas como -12 grados, el pasado sábado 10 de abril logró alcanzar los 5 mil metros haciendo entrenamientos en la montaña Nagarzum Peak y Lobuche con una oxigenación del 92%.

Un día después, Alfa Karina logró llegar al primer campamento base, es decir siete días después del inicio de su viaje, un tiempo récord. Conoció a su sherpa, Ngima Dorjee Lama, que mencionó sería su “ángel guardián”. En esta etapa alcanzó los 5 mil 300 metros y conoció la montaña Khumbu o “Cascada de hielo” con una temperatura entre -12 a -20 grados centígrados. Acá comenzó a aclimatarse.

A partir del martes 27 de abril comenzó a sentir los problemas físicos ante las condiciones climáticas, ya que Alfa Karina dijo haberle “sangrado la nariz” y tener “labios partidos”, asimismo, se activó la alerta de casos por covid-19 hacia los escaladores del monte Everest, pero pese a todo, la atleta nacional no se detuvo.

Luego, el miércoles 5 de mayo, Alfa Karina avanzó a las rotaciones entre los campamentos base 1,2 y 3 en una altura de 6 mil 400 metros y temperaturas alrededor de -30 grados centígrados.

Entre el martes 11 y miércoles 12 de mayo, Alfa Karina, con el cabello congelado y dedos azules, alcanzó unos históricos 7 mil metros de altura y esperaba llegar el siguiente día a la cima del Everest tras atravesar el glaciar de Khumbu e instalarse en el campamento base 4, pero las condiciones climáticas retrasaron dicho sueño.

La rendición no estaba en la mente de la salvadoreña y al saber que de la experiencia de un montañista panameño que escaló el Everest, Alfa Karina no tendría muchas oportunidades para alcanzar la cima de esta cumbre, esta semana sería decisiva para superar el reto que logró con mucha valentía y heroísmo. ¡¡¡Gracias Alfa Karina por todo!!!