Roberto d’Aubuisson estuvo acompañado por Ernesto Muyshondt y Milagro Navas. / DEM

Nacionales

Alcalde insiste que atacantes no son vendedores

Roxana Lemus

sábado 10, noviembre 2018 • 12:04 am

Compartir

El alcalde de Santa Tecla, Roberto d’Aubuisson insistió ayer que los comerciantes que protagonizaron un enfrentamiento con el Cuerpo de Agentes Municipales de la ciudad no son “verdaderos vendedores” y aseguró que la alcaldía cuenta con imágenes que “detallan todo lo que aconteció” durante la protesta.

D’Aubuisson ofreció ayer una conferencia de prensa para aclarar lo sucedido en el enfrentamiento del pasado 8 de noviembre, en el cual perdió la vida uno de los vendedores informales. El alcalde tecleño, que estuvo acompañado por la alcaldesa de Antiguo Cuscatlán, Milagro Navas y el munícipe de San Salvador, Ernesto Muyshondt, afirmó que “la justificación de los actos vandálicos no tiene razón de ser”, e insistió que no está relacionada con vendedores, “porque los verdaderos vendedores están en una mesa que no se ha desarmado, que sigue funcionando y con la cual se estaba previendo las alternativas y condiciones”, para la temporada navideña.

Asimismo, señaló que tienen “imágenes que van a detallar lo que aconteció”, pues lo que sucedió “fue premeditado y no tiene ninguna relación con actuar de vendedores”.

Unas horas antes, d’Aubuisson se presentó en un programa de entrevista matutino en el que destacó que 21 personas del Cuerpo de Agentes Municipales de Santa Tecla (CAMST) resultaron lesionados; de hecho, señaló que 16 de ellos fueron llevados a un hospital.

También expresó que el director del CAMST, Gilbert Cáceres, “es un hombre profesional, pacífico, ordenado y determinante”, y aclaró que no va a ser despedido, ya que “las cosas se salieron de control por parte de los delincuentes”.

Agregó que la alcaldía no dejará de poner orden y que continuará la ejecución del plan Calles Libres, que fue lanzado en mayo pasado -cuando se liberó la calle Ciriaco López- con el objetivo de facilitar el tránsito y la movilidad de las personas.