Una pobladora corta leña de un árbol caído, en el camino que conduce al albergue de Casa Mota, en San Miguel./Uveli Alemán

Nacionales

Albergados por lluvias en Casa Mota, San Miguel piden alimentos

Uveli Alemán

domingo 7, octubre 2018 • 2:04 pm

Compartir

Sin desayunar y almorzar están los albergados por las intensas lluvias en Casa Mota, de San Miguel. En la Iglesia de Dios de la Profecía un grupo de 210 personas se refugian de la lluvia, que en los últimos dos días inundó los caminos vecinales de ingreso, casas y cultivos. De esos, 30 son niños y 30 son mayores de 12 años, indicó Manuel de Jesús Pérez, pastor a cargo de la iglesia y miembro de la Comisión de Protección Civil.

“Alimentación nosotros no hemos recibido”, indicó Pérez, a excepción de lo que proporcionó la noche de sábado la Alcaldía de San Miguel. Esa consistió, detalló, en una arroba de frijoles preparada, pan y café.  "Prometieron que iban a venir hoy, pero quizá no encontraron cocinera porque no han venido, la gente está en ayunas y son las 12:00 del mediodía”, indicó.

LEA TAMBIÉN: Suspenden clases en municipios con alerta por lluvias

Esta declaración fue confirmada por Margarita Meléndez, de 61 años y una de las afectadas. Meléndez almorzó una tostada de plátano que compró a los vendedores de la misma zona. "Pan nos trajeron ayer tarde. El mismo pan que sobró ayer comimos hoy", aseguró.

Ana Julia Reyes, también afectada y residente de la zona, afirmó que "no nos han traído alimentos, vino un muchacho de la verdura, le compramos arroz nacido y lo lavamos".

El principal acceso a Casa Mota está completamente inundado./Uveli Alemán


El principal camino de acceso a Casa Mota está completamente inundado. Este domingo, Club Rotario realizó una donación de colchonetas y también se desplegaron médicos con distintivos del Ministerio de Salud.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) confirmó la mañana de este domingo que la depresión tropical número 14 se fortaleció y por ello se reclasificó a tormenta tropical Michael. El fenómeno se localiza a 60 kilómetros al este de Punta Herrero, en Quintana Roo, México, y desplaza hacia el norte, con vientos promedios de 65 kilómetros por hora y rachas de 85 kilómetros por hora.