Editorial

lunes 4, marzo 2019 • 12:00 am

Al país le urge una ley contra el nepotismo

Compartir

Desde diciembre está congelada en la Asamblea Legislativa una propuesta de ley contra el nepotismo -la práctica de contratar y favorecer a parientes de funcionarios en instituciones del Estado- algo que debe reactivarse en el contexto de la transición de Gobierno y nuevas denuncias al respecto.

Ha sido una práctica histórica de nuestro país que los funcionarios y dirigentes políticos electos se creen tener la autoridad de contratar a sus parientes sanguíneos o de afinidad, aunque estos no tengan los méritos profesionales y las capacidades para los puestos. Por ejemplo, hay clanes familiares enteros en el gobierno actual con puestos en ministerios, instituciones autónomas y hasta el cuerpo diplomático. Es una práctica que simplemente no debe continuar y en la que todos los partidos tienen techo de vidrio por su pasado o su presente.

En diciembre, fueron los partidos FMLN y GANA los que bloquearon la aprobación de la ley. Pero esto debería ser un gran acuerdo nacional. La sociedad repudia estas prácticas injustas de regalar puestos o contratos estatales.

La legislación propuesta establece sanciones e inhabilitación a aquellos funcionarios que contraten o nombren a familiares. Además, impediría la renovación de contratos en casos comprobados de nepotismo. Hay que sacar del congelador esa ley.