AFP

El Mundo

Al menos 73 muertos y miles de heridos en las explosiones en el puerto de Beirut Beirut fue declarada "zona de desastre", anunció por su parte el Consejo superior de Defensa libanés.

AFP

martes 4, agosto 2020 • 7:02 pm

Compartir

Dos enormes explosiones en el puerto de Beirut causaron este martes al menos 73 muertos y 3.700 heridos, sembrando pánico en la capital libanesa en medio de escenas de devastación.

"Era como una bomba atómica. He visto de todo (en mi vida), pero nada semejante", declaró a la AFP Makruhie Yerganian, un profesor jubilado que vive desde hace más de 60 años frente al puerto.

El primer ministro Hasan Diab afirmó que las explosiones fueron causadas por la la detonación de 2.750 toneladas de nitrato de amonio en el puerto.

El amonio se utiliza en la composición de ciertos fertilizantes, pero también de explosivos.

El director general de Seguridad General, Abas Ibrahim, dijo antes que las explosiones en un almacén del puerto pueden haber sido causadas por "materiales explosivos confiscados hace años".


"Es inadmisible que un cargamento de nitrato de amonio, estimado en 2.750 toneladas, se halle desde hace seis años en un almacén, sin medidas preventivas. Esto es inaceptable y no podemos permanecer en silencio sobre este tema", declaró el primer ministro en la reunión del Consejo Superior de Defensa, según declaraciones citadas por un portavoz en rueda de prensa.

Diab prometió que los responsables deberán "rendir cuentas" y pidió ayuda a los "países amigos".

- Hospitales saturados -

En torno a las 18H00 locales (8 am hora de El Salvador), se escuchó una primera explosión en Beirut, seguida de otra muy potente. Los edificios temblaron y los vidrios de las ventanas se rompieron a varios kilómetros a la redonda. La onda de choque se sintió en la isla de Chipre a unos 200 km de distancia.

Según el último saldo provisional del ministerio de Salud, 73 personas murieron y 3.700 resultaron heridas. Los hospitales de la capital están saturados.

La ONU afirmó que varios cascos azules resultaron gravemente heridos a bordo de un barco dañado por las explosiones. Miembros del personal de la embajada de Alemania también sufrieron heridas, según Berlín.

En las calles de Beirut, soldados evacuaron a habitantes aturdidos, algunos ensangrentados, con camisetas atadas alrededor de la cabeza para vendar las heridas.

Varios coches, con los airbags inflados, y autobuses quedaron abandonados en medio de las carreteras. Hay viviendas cercanas al puerto destruidas o con destrozos cuantiosos.

- "Catástrofe" -

"En el interior (del puerto) es una catástrofe. Hay cadáveres en el suelo. Las ambulancias se llevan los cuerpos", dijo a la AFP un soldado en las inmediaciones. Un hombre llora mientras pregunta a un uniformado si sabe dónde está su hijo, que se encontraba en el puerto.

Varias horas después de la tragedia, los helicópteros seguían vertiendo agua para intentar apagar las llamas.

Las fuerzas de seguridad han acordonado el sector del puerto y sólo dejan pasar a los servicios de defensa civil, las ambulancias y los bomberos.

Las fotos publicadas en las redes sociales muestran daños en el interior de la terminal del aeropuerto de Beirut, situada a nueve kilómetros del lugar de las explosiones.

Un barco amarrado frente al puerto de Beirut se incendió, pero se desconoce si había pasajeros a bordo.

Después de la tragedia, el Consejo Superior de Defensa declaró a Beirut "ciudad siniestrada", y el presidente Michel Aoun lamentó "una gran catástrofe". El primer ministro Hasan Diab decretó para el miércoles un día de duelo nacional.

              

AFP

- Respaldo desde el extranjero -

Un testigo estimó que la explosión era "más fuerte que la del asesinato de Rafik Hariri".

El 14 de febrero de 2005, un espectacular atentado con una camioneta cargada de explosivos se produjo al paso del convoy de Rafik Hariri.

El primer ministro Hariri y otras 21 personas murieron, en tanto más de 200 resultaron heridas. La explosión causó llamas de varios metros de alto y rompió los vidrios de las ventanas de edificios en un radio de medio kilómetro.

La tragedia del martes se suma a la difícil situación de Líbano, que atraviesa su peor crisis económica en décadas, marcada por una depreciación monetaria inédita, hiperinflación, despidos masivos y drásticas restricciones bancarias, que alimentan manifestaciones desde hace meses.

En el extranjero, Francia anunció el envío de ayuda y Estados Unidos dijo que está "dispuesto a proporcionar asistencia al pueblo libanés" para ayudarle a "recuperarse de esta horrible tragedia".

 

Vídeos difundidos en las redes sociales mostraron una primera explosión seguida de otra que provocó una gigantesca columna de humo. Las deflagraciones hicieron temblar edificios vecinos y provocaron la rotura de vidrios a varios kilómetros a la redonda.

El presidente Michel Aoun convocó una "reunión urgente" del Consejo Superior de Defensa y el primer ministro decretó un día de luto nacional para este miércoles.

"Es una catástrofe dentro (del puerto). Hay cadáveres en el piso. Ambulancias se llevan los cuerpos", dijo a la AFP un soldado en las cercanías del lugar.

Los medios locales difundieron imágenes de personas atrapadas en los escombros, algunas cubiertas de sangre.

Un buque amarrado en el puerto estaba en llamas, constataron periodistas de la AFP. Un oficial pidió a los periodistas que se alejaran del sector al temer una explosión del combustible del barco.

Soldados de la misión de la ONU en Líbano (Finul), cuyo barco estaba anclado en el puerto de Beirut, resultaron gravemente heridos, anunció el martes por la noche la Finul.

Los marinos heridos, "algunos de los cuales gravemente", fueron evacuados hacia "los hospitales más cercanos". No se dieron datos sobre la identidad y la nacionalidad de las víctimas. "Estamos con el pueblo y el gobierno libanés (...) y dispuestos a suministrar asistencia", agregó la Finul, fuerza multinacional de mantenimiento de la paz presente en Líbano desde 1978.

- "Propulsados" -

El sector del puerto ha sido acordonado por las fuerzas de seguridad, que solo dejan pasar al personal de defensa civil, ambulancias y bomberos, según constataron periodistas de la AFP a la entrada del puerto.

En los alrededores, los daños y la destrucción es importante.

Dos horas después de la explosión, las llamas seguían vivas en la zona. Un helicóptero cargaba agua del mar para apagar los incendios.

"Hemos visto un poco de humo y después una explosión. Y después un hongo (de humo). La fuerza de las explosiones nos ha propulsado hacia atrás en el apartamento", cuenta un habitante del barrio de Manssouriyeh, que vio la explosión desde su balcón, a varios kilómetros del puerto.

Después de la explosiones, numerosos habitantes, algunos de ellos heridos, caminaban por las calles con dirección a los hospitales. Ante el centro médico Clémenceau, decenas de heridos, entre ellos menores, cubiertos de sangre, esperaban a ser atendidos, según un periodista de la AFP.