La medida entró en vigencia en marzo pasado y se aplica a los usuarios del aeropuerto San Óscar Arnulfo./CEPA

Economía

Aerolíneas piden al Gobierno desistir de nueva tarifa a pasajeros El Gobierno aprobó una “tarifa agropecuaria” de $3.50 por pasajeros que ingresen al país a través del aeropuerto San Óscar Romero.

Uveli Alemán

miércoles 14, abril 2021 • 5:30 am

Compartir

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) y la Asociación Salvadoreña de Representantes de Líneas Aéreas (ASLA) pidieron ayer al Gobierno salvadoreño desistir de una nueva tarifa que se carga a los pasajeros que ingresen al país.

Ambas gremiales solicitaron al Gobierno considerar la aplicación de una “tarifa agropecuaria” de $3.50 a cada pasajero que ingrese al territorio salvadoreño a través del Aeropuerto Internacional de El Salvador San Óscar Arnulfo Romero.

Esta tarifa fue aprobada por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), aún bajo la dirección de Pablo Anliker, para financiar los servicios de administración y operación de los binomios caninos, y el tratamiento de los desechos sólidos internacionales y los decomisos de materiales fitosanitarios en la plataforma aeroportuaria.

La medida entró en vigencia a partir del día de su publicación en el Diario Oficial, el 19 de marzo de 2021.

Diario Oficial del 19 de marzo de 2021, en el cual se establece el cobro de $3.50 a los pasajeros que lleguen al país a través del aeropuerto San Óscar Romero. Las aerolíneas reclaman que no fueron consultadas.


Rechazo.

En un comunicado en conjunto, la IATA y la ASLA manifestaron que la industria de las aerolíneas reconoce “la importancia de la seguridad fitosanitaria y la necesidad de salvaguardar la sanidad animal y vegetal” para proteger al país de perjuicios económicos y sociales. Sin embargo, no tuvo “acceso a la evaluación de riesgo y a los cálculos que sustentan el monto”.

Tomando en cuenta los actuales flujos de pasajeros y la recuperación de la aviación salvadoreña, el cobro de esta tarifa significará una recaudación de $3 a $4 millones anuales.

“Se estima que este ingreso superará el costo real de los servicios comprendidos en dicha tarifa e, incluso, la recaudación anual de otras entidades gubernamentales asociadas al sector”, señalaron las gremiales.

En 2019 se comenzó a implementar patrullaje con canes para la detección de productos contaminados con enfermedades. /DEM

El MAG sustenta este cobro en el Convenio Número Uno suscrito entre la cartera de agricultura y el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) para establecer medidas fitosanitarias y zoosanitarias en el manejo de plagas en los puntos de ingreso al territorio salvadoreño, entre ellas la presencia de perros entrenados para detectar productos o mercancías que puedan transportar plagas o enfermedades.

El decreto publicado en el Diario Oficial indica que el MAG delegó al OIRSA la facultad del cobro, captación y administración de esta tarifa.

el MAG justificó que se “vuelve urgente” los controles de binomios caninos, pues, de lo contrario, significaría un grave riesgo a la seguridad biológica.

Barrera en la recuperación.

Para las gremiales, la implementación de la nueva tarifa ocurre en un “momento inoportuno” por la coyuntura de la pandemia. Detallaron que el cobro representa hasta el 10 % de todos los cargos y tasas aeroportuarias incluidas en el boleto aéreo, lo cual “encarecerá el costo de viajar a El Salvador y desincentivará a los viajeros”.

“Tomando en cuenta el compromiso del presidente Nayib Bukele de mantener competitiva la aviación en el país, como pieza clave de la recuperación económica, se solicita al gobierno reconsiderar la implementación del cobro y desarrollar otras opciones en conjunto con la industria”, insistieron en el comunicado.

La industria de aviación se enfrentó en 2020 a una fuerte caída en el transporte aéreo por las restricciones de movilidad en los países para prevenir la propagación del covid-19.

La crisis dejó al sector con gigantescas pérdidas y a varias compañías de aviación al borde de la quiebra. La IATA, que representa a 290 aerolíneas en el mundo, estima que el tráfico internacional mundial se redujo en 75.6 % en 2020 y espera que a partir de 2025 se comience a recuperar los niveles de 2019.