El exfiscal Martínez acusó a su sucesor de actos ilegales. / Wilson Urbina

Nacionales

Admiten escuchas telefónicas contra el exfiscal Martínez

Juan Carlos Vásquez

sábado 4, mayo 2019 • 12:01 am

Compartir

Las escuchas telefónicas en contra del exfiscal general Luis Martínez y tres abogados más, rechazadas en la audiencia preliminar por el juez 8o. de Instrucción, Mario Osmín Mira Montes, fueron admitidas ayer por el Juzgado Especializado de Sentencia “B” de San Salvador.

Se trata de 95 audios obtenidos mediante escuchas telefónicas donde supuestamente se escucha a algunos imputados hablando sobre sobornos para el exjuez 9o. de Paz de San Salvador, Romeo Aurora Giammattei y un perito para que resolvieran a favor del empresario Enrique Rais y su sobrino Hugo Blanco Rais.

La Fiscalía General de la República presentó un escrito a la jueza especializada solicitando una audiencia especial para discutir la admisión de los audios ya que el juez Mira Montes, solo les admitió 39.

La pretensión de la representación fiscal es probar que Luis Martínez, el exdirector de Intereses de la Sociedad del Ministerio Público Julio Arriaza y los abogados Luis Peña, así como Héctor Francisco Grimaldi Membreño supuestamente realizaron una serie de actos ilegales para favorecer a Rais.

Luis Martínez es procesado por omisión de la investigación y  revelación de hechos, actuaciones o documentos secretos por empleado oficial.

Julio Arriaza, enfrenta el ilícito de actos arbitrarios, mientras que Grimaldi Membreño y Peña, son acusados por fraude procesal.

Al momento de resolver, la jueza dijo que su decisión de acceder a la petición de la Fiscalía es porque el juez 8o. de Instrucción desechó las escuchas telefónicas de forma indebida, pero el hecho de incorporarlas para ser discutidas en el juicio no significa que se les vaya a dar validez probatoria, ya que hasta realizar la vista pública ella determinará si los audios son pertinentes o no.

Los defensores y los mismos imputados mostraron su inconformidad con la admisión de las escuchas por considerar que les causa agravio.