Editorial

viernes 10, septiembre 2021 • 12:00 am

A dos décadas de los ataques terroristas El tiempo pasa demasiado rápido y ya se cumplen 20 años de los ataques terroristas del 11 de septiembre, un día oscuro en la historia de la humanidad.

Compartir

Este sábado 11 de septiembre se conmemoran los 20 años de los horribles y condenables ataques terroristas a las Torres Gemelas y al Pentágono en Estados Unidos, que dejaron casi tres mil víctimas, entre ellas salvadoreñas. El mundo entero se estremeció y se horrorizó de aquella tragedia.

El entonces papa Juan Pablo II decía que fue “un día oscuro en la historia de la humanidad, una terrible afrenta a la dignidad humana”. Y es que aquellas mentes perversas fueron capaces de usar aviones de pasajeros como armas de destrucción masiva contra civiles indefensos.

La imagen de los edificios humeantes y su posterior derrumbe, llevándose consigo la vida de más de tres mil semanas es imborrable en los anales de nuestra historia contemporánea.  Aquel día, el extremismo islámico mostró su veneno y su odio hacia occidente, demostró la capacidad perversa de planificar y ejecutar un ataque a civiles inocentes a plena luz del día de una manera cruel, despiadada e insensata.

A 20 años de los atentados, la humanidad debe reflexionar sobre cómo el odio, manifestado en cualquiera de sus formas, es capaz de destruir y dañar tan horriblemente. El extremismo, el fanatismo, la violencia, no pueden aceptarse como método de lucha y son enemigas de la convivencia social y la armonía de los pueblos.

El terrorismo no tiene justificación. No hay ideología política y mucho menso religión que pueda justificar semejante maldad, semejante violencia contra sus semejantes. El terrorismo es demencial, malvado, inadmisible, venga de donde venga.