Deportes

A asaltar El "Quiteño" Alianza confía en dar la sorpresa hoy y acabar con la maldición de los 10 años sin ganar en Santa Ana, para acercarse al título.

Astrid Mejía

jueves 7, diciembre 2017 • 12:00 am

Compartir

Hoy se cumplen 10 años y nueve meses exactos sin que Alianza gane en el estadio Óscar Alberto Quiteño, por eso el esfuerzo enérgico de la directiva de FAS para realizar la semifinal de ida en su cubil, pese a la falta de iluminación del escenario, al caerse en mayo pasado la torre de iluminación ubicada en el sector norponiente.

La dirigencia montó en estos días una torre provisional para acoger el clásico en el “Quiteño” y no dar ventajas al rival, pues en la pelea por el boleto a la gran final del Apertura 2017 todo cuenta. Pero será hasta esta mañana que la comisión revisora de la Fesfut dé el aval si el partido se puede realizar de noche.De lo contrario, se jugará a las 3:00 p.m.

Pero independientemente de la hora, Alianza tendrá que batallar contra la maldición de ese césped para tomar ventaja en la ida y llegar así menos exigido al partido de vuelta, en el que espera sellar el pase a la final en una campaña formidable que lo tiene invicto en 24 partidos.

Si los albos logran ganar, además establecerían el récord más largo de juegos sin perder que un equipo alcanza en torneos cortos, superando los 24 que sumó Isidro Metapán entre el Apertura 2011 y el Clausura 2012.

El técnico Jorge “Zarco” Rodríguez tiene a su disposición todo el plantel para encarar este duelo, por lo que espera sacar un resultado positivo de visita. “Vamos a una cancha muy difícil para nosotros, pero estoy contento porque afrontaremos la ida con el plantel completo”, dijo en conferencia de prensa.


Para el lateral albo, Jonathan Jiménez, la clave para este compromiso será estar concentrados en la pelota parada. “Las últimas veces nos han hecho daño de esa forma”, recordó, tras el 1-1 de la jornada 21.

La serie entre ambos equipos pinta pareja por lo mostrado en la fase regular, tras igualar 1-1 los dos partidos. Pero, de persistir el empate, el beneficiado sería Alianza por su posición en la tabla.

“El equipo está motivado y muy contento de estar en una nueva semifinal. Si bien no tenemos la ventaja deportiva, tenemos un grupo humilde y el sueño intacto. Esperamos darle una alegría a nuestra afición”, expresó el capitán de FAS, Raúl Renderos, el verdugo reciente de los blancos.