La Asamblea Legislativa se apresta a elegir autoridades en la CCR (Corte de Cuentas de la República). Una subcomisión revisará si los aspirantes cumplen los requisitos de la convocatoria, los entrevistará y rendirá su informe. El deber ser indica que esa labor es un filtro fabuloso para que el pleno elija a los mejores. La realidad  dice otra cosa: han sido las “negociaciones” las que han definido los resultados. Pareciera que ha importado más la lealtad política del funcionario que su capacidad, honestidad, profesionalismo e independencia. Por eso es que estos procesos resultan decepcionantes, viciados y manoseados. Hasta Funes, desde Nicaragua, metió sus narices para frustrar las aspiraciones de un candidato en la elección pasada.

Opinión

17 preguntas para aspirantes a Magistrados de la CCR

Jorge Castillo / Politólogo

lunes 19, junio 2017 • 12:00 am

Compartir

La Asamblea Legislativa se apresta a elegir autoridades en la CCR (Corte de Cuentas de la República). Una subcomisión revisará si los aspirantes cumplen los requisitos de la convocatoria, los entrevistará y rendirá su informe. El deber ser indica que esa labor es un filtro fabuloso para que el pleno elija a los mejores. La realidad  dice otra cosa: han sido las “negociaciones” las que han definido los resultados. Pareciera que ha importado más la lealtad política del funcionario que su capacidad, honestidad, profesionalismo e independencia. Por eso es que estos procesos resultan decepcionantes, viciados y manoseados. Hasta Funes, desde Nicaragua, metió sus narices para frustrar las aspiraciones de un candidato en la elección pasada.

Con anterioridad he expuesto opiniones y recomendaciones  sobre el desempeño de un Organismo por el que guardo aprecio. Conozco la calidad y profesionalismo de su personal operativo, jurisdiccional y de soporte administrativo (mandos medios hacia abajo, por supuesto). Infortunadamente, no podría expresarme igual respecto a algunos Magistrados que desde hace casi tres décadas lo volvieron ineficiente, poco transparente y con un marcado sesgo político-partidario en sus actuaciones. Diversas apreciaciones académicas, estudios técnicos y la misma sociedad civil lo han corroborado.

Esta nueva elección debería marcar la diferencia. Hay que rescatar el prestigio del Órgano Legislativo. Hay que otorgarle legitimidad a los que resultaren electos. La subcomisión no debería seguir con la tradición oficinesca de actuar como simples pasa papeles. Esta elección es una  oportunidad para superar la histórica superficialidad de sus preguntas. Es tiempo de indagar a fondo sobre los conocimientos técnicos de quienes aspiran presidir una institución que no levanta cabeza y que, por lo tanto, no puede darse el lujo de tener funcionarios que lleguen a aprender.  Se me ocurren algunas pequeñas interrogantes.

  • ¿Ha investigado, escrito o publicado libros o artículos técnicos en revistas o periódicos, sobre temas de auditoría gubernamental?
  • Describa el proceso de fiscalización que realiza la CCR en sus dos etapas y los principales sub- procesos sustantivos de trabajo de cada una.
  • ¿Cuáles son, entonces, sus propuestas concretas para mejorar la efectividad de la auditoría gubernamental y del Juicio de Cuentas?
  • ¿Proseguirá extendiendo “finiquitos exprés”?
  • ¿Considera ético hacer contrataciones masivas de personal, justo cuando los funcionarios están por finalizar su período?
  • ¿Potenciará la auditoría concurrente en los entes auditados? ¿Por qué?
  • ¿Debería practicar la CCR auditorías integrales, forenses y electorales, y no limitarse a realizar exámenes especiales o auditorías financieras y operacionales?
  • ¿Es conveniente introducir la oralidad en el Juicio de Cuentas? ¿Por qué?
  • ¿En qué momento se deben hacer públicos los informes finales de auditoría?
  • ¿Está consciente del peligro que enfrenta el personal de las oficinas centrales, al ocupar 2 edificaciones que han soportado cuatro terremotos? ¿Qué hará al respecto?
  • ¿Cómo piensa mejorar el clima de desconfianza, desorden y desánimo imperantes en el personal?
  • ¿Impulsará reformas legales tendientes a adoptar el patrón inglés de Contraloría en lugar del patrón francés de Corte o Tribunal? ¿Por qué?
  • ¿Qué hará para rescatar la independencia presupuestaria de la CCR, cercenada salvajemente en el Decreto Legislativo 548 ?
  • ¿Fiscalizará con independencia la deuda política otorgada a los partidos? ¿Lo hará también con las ONG’s que reciben dineros públicos, sin importar que en sus directivas estén (o hayan estado) familiares de altos funcionarios políticos?
  • ¿Se compromete a fiscalizar todos los gastos reservados de la Presidencia de la República?
  • ¿Trabajará de la mano con la FGR en el combate contra la corrupción? ¿O firmará inoperantes convenios mediáticos personales?
  • ¿Agregan valor público los viajes al exterior en la CCR?

Diputados: si quieren llevar a los mejores, tomen en cuenta estas preguntas. Aspirantes: Si quieren ganar respeto, incluyan sus respuestas en los sesudos planes operativos que seguramente ya tienen elaborados. Pueden omitir la No. 13, la Sala de lo Constitucional la responderá en próxima sentencia.