Niños del Centro Escolar República de Perú se presentaron ayer a clases tras solventar el problema de desabastecimiento de agua. / Wilson Urbina

Nacionales

15 mil estudiantes afectados por falta de agua potable

Roxana Lemus

martes 10, julio 2018 • 12:01 am

Compartir

El viceministro de Educación, Francisco Castaneda, verificó ayer la rea­nudación de clases en los centros escolares del Área Metropolitana de San Salvador, que resultaron afectados por el corte del suministro de agua la semana anterior, debido a daños en una de las tuberías de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA).

Castaneda visitó el Centro Escolar República de Perú, en Mejicanos, uno de los 300 centros educativos afectados, donde constató que no suspendió clases la semana anterior porque cuenta con una cisterna, cuya reserva de agua permitió realizar las actividades de limpieza e higiene necesarias.

La suspensión de clases fue anunciada el pasado miércoles 11 de julio, por el secretario de comunicaciones de la Presidencia, Roberto Lorenzana. Centros escolares de San Salvador y La Libertad, afectados por el desabastecimiento del vital líquido, recortaron su jornada escolar o la suspendieron tras el anuncio. Según Castaneda, fueron 15 mil los alumnos afectados debido a la problemática.

“Hoy hemos estado verificando con el director departamental de San Salvador y hemos visto que gracias a Dios todos han reiniciado (sus clases), algunos que tenían la orden de suspensión vieron que no era necesario y lo que hicieron fue recortar la jornada escolar, y manejaron muy bien la crisis”, dijo.

El viceministro señaló que en los colegios privados el impacto fue mínimo porque éstos tienen sus propias formas de abastecimiento. Destacó que la carencia del recurso hídrico no conllevó gastos adicionales al Mined, pues ANDA respondió a la emergencia con camiones cisterna.

Por su parte, José Augusto Hernández, director departamental de San Salvador, afirmó que las escuelas de Ayutuxtepeque fueron más afectadas y tuvieron que suspender completamente la jornada escolar.


“Estas (escuelas) de Ayutuxtepeque no tienen cisternas, lo que tienen son unos tanquecitos que alcanzan a agarrar unos cinco o seis barriles de agua, que en el primer día (de desabastecimiento) lo agotaron, mientras que en Mejicanos tuvimos la fortuna que desde la alcaldía nos apoyaron, y ANDA que nos apoyó con otras escuelas de San Salvador”, indicó.

Tras la emergencia, el viceministro de Educación consideró que es necesario trabajar en modelos que permita paliar las crisis de escasez del recurso hídrico que puedan suscitar en el futuro.

“Yo me llevó la idea de trabajar un modelo complementario de cisternas para  mantener sistemas de agua, porque éstos han sido más producto de iniciativas o gestiones propias de los centros escolares con el Ministerio de Educación o vía cooperación, pero nosotros podemos diseñar en el plan de mejora de infraestructura escolar un diseño de este tipo de reservas importantes para el manejo de las crisis”, agregó.