Los engaños con vehículos automotores, sustracción de claves de cuentas bancarias y ventas de productos en línea que no se concretan, son de las estafas más frecuentes en El Salvador, según denuncias hechas a la Fiscalía General de la República.

Nacionales

10 tipos de estafa frecuentes en El Salvador Las autoridades advierten de no acceder a enlaces que llegan a sus correos ni brindar datos personales como números de tarjetas de crédito o débitos, contraseñas y DUI.

Jaime López

lunes 4, octubre 2021 • 6:00 am

Compartir

Los engaños con vehículos automotores, sustracción de claves de cuentas bancarias y ventas de productos en línea que no se concretan, son de las estafas más frecuentes en El Salvador, según denuncias hechas a la Fiscalía General de la República.

A estas se suman las llamadas por envíos de encomiendas, paquetes promocionales y de viajes en periodos de vacaciones, notificaciones de premios ganados a través de mensaje o correos, invitaciones a participar en proyectos de inversión con atractivas utilidades a corto plazos, venta del billete premiado de la lotería y lingote de oro.

El fiscal José Arnulfo Menjívar asegura que estos fraudes ocurren todos los días en el país.

 

  1. Vehículos

El ilícito se da con la compra y venta de automotores promocionados por reconocidas plataformas digitales, son de alto costo en el mercado, pero en línea se ofrecen a mitad de precio.

Por ejemplo, un vehículo valorado en $15,000 puede ser encontrado a $8,000 en plataformas digitales, la estafa reside en que piden dinero por anticipado.

“Cuando eso sucede las cosas van mal”, dice el fiscal Menjívar, porque “lo normal en una negociación con vehículos sujeto de inscripción del Registro Público es que contra entrega se haga el documento de compraventa”.

 

  1. Importación de vehículos “por catálogo”

En esta modalidad, las víctimas se entusiasman con las fotografías de los carros, entregan dinero por adelantado y luego el importador desaparece; las investigaciones han establecido que estas personas ni siquiera están autorizadas por Aduanas para realizar esa labor.

Otros se hacen pasar por intermediarios de un importador reconocido, negocian un tipo de vehículo con el cliente, le piden adelanto y, al final, ni el intermediario ni el importador le responden.

“El vendedor se esconde, no recibe llamadas o da excusas que el vehículo está en Aduanas, les están haciendo algún trabajo; por lo general en estos casos el cliente adelantó un 50 por ciento del valor del vehículo”, afirmó el fiscal.

Con esas excusas, el estafador intenta sacar más dinero al cliente para pagar impuestos o cubrir la variación de precios.

 

  1. Venta de vehículo que no le pertenece

Son personas que han sido escogidas por el propietario para que le venda su vehículo y de eso se aprovecha para venderlo a varias personas, dice el fiscal.

Las víctimas adelantaron dinero, no formalizaron ningún documento y el vendedor desapareció o se cambió de local o plaza donde exhibía los automotores.

“Cuando un cliente insiste demasiado, con lo que le quitó a otra víctima, el estafador le resuelve a la primera. Este tipo de engaño se da a gran escala en el país, hay casos de 150 afectados, -pagan una prima, se comprometieron a pagar cuotas- pero no les entregaron el vehículo”, explicó el fiscal.

Para no ser demandados por sus víctimas se ingenian una serie de excusas, desde la no entrega por reparación por averías en el proceso de importación, hasta por falta de instalación de accesorios como GPS y así dilatar la entrega y la víctima desista del reclamo.

  1. Alquiler de vehículos

Los imputados rentan un vehículo a una renta de autos y, posteriormente, los venden a terceras personas a través de falsificación de firmas en compraventas. Estas son estructuras que por lo general omiten su identidad y se asientan temporalmente en una oficina. Desde ahí realizan una serie de transferencias en una misma semana para que el ofendido no se entere del ilícito; sino hasta que va a inscribirlo al Registro Automotor, ahí le notifican que tiene reporte de robo o hurto.

En esos casos, la Policía recupera el automotor y lo pone a las órdenes del juzgado competente para devolverlo a su dueño.

En la negociación, el estafador pide adelanto o el valor total del vehículo; si el cliente no dispone de los montos exigidos, le toman el dinero que pueda dar. “Lo que le interesa es el dinero, porque saben que no le van a cumplir”.

 

  1. Paquetes desde el exterior

En esta modalidad, contactan a la víctima a través de llamadas telefónicas o mensajes de texto en que le manifiestan que le han enviado un paquete con artículos de valor, que está en el aeropuerto, y que para sacarlo necesita que envíe cierta suma de dinero a determinada cuenta para pagar los impuestos o costos de envío.

La recomendación en este tipo de timo es que llamen a sus familiares que están en el exterior y le pregunten por el paquete. “Muchas personas se han visto afectadas y se arriesgan a enviar sumas de hasta $1,000 a cuentas de desconocidos; hay casos en que el estafador pide dinero en más alguna ocasión a su víctima”, afirmó el fiscal.

 

  1. Estafas con paquetes de viajes.

Promueven ofertas atractivas que aparentan ser reales, incluyen gastos de estadía en hoteles, vuelos, agenda de rutas para conocer distintos lugares y países con travesías de cruceros.

Las personas pagan con tarjetas de crédito o efectivo sumas por encima de los $1,000 por esos planes, pero cuando desean hacerlo efectivo se enteran que todo fue un fraude, no hay vuelos ni hoteles pagados, y los vendedores se mudaron de oficina. En estos casos, los imputados alquilan oficina por horas o días, no son locales estables.

 

  1. Felicidades, te ganaste un celular

Llaman o escriben mensajes a su víctima para indicarle que se ha ganado en sorteo un celular de última generación y que para obtenerlo debe correr con los gastos de envío, proporcionar números de tarjetas de crédito, DUI, claves o contraseña de cuentas en líneas.

Estas estructuras operan con perfiles falsos, sin ninguna ubicación física en el país o en el exterior, lo que dificulta que los reclamos y los procesos judiciales e investigaciones se vuelvan complejas. “En estos casos, se debe establecer la regla de oro que nadie regala nada sin nada a cambio”.

  1. Inversión de dinero

La víctima recibe invitaciones a invertir en especies de bolsas de valores o colocación de efectivo a través de plataformas virtuales con rendimientos de más del 10 % anual de interés. Para dar apariencia de legalidad, las personas que acceden, reciben intereses de la inversión los primeros meses del mismo dinero aportado y luego los ejecutivos desaparecen.

 

  1. Lingote de oro, billete de lotería premiado

Los estafadores dicen portar un billete premiado con $10,000 y lo negocian en $1,000, o portar una porción de metal precioso a un precio risible.

El portador advierte necesidad o urgencia de dinero y se ve obligado a rematarlo, pero el tal lingote de oro no es más que un fraude bien planificado en el que participan otras personas para persuadir a la víctima.

 

  1. Estafas en líneas

Tras acceder de forma irregular a datos personales de su víctima les presentan una oferta, haciéndose pasar por sitios de comercio electrónico reconocidos y le hacen la oferta de servicios o productos en gangas.

Recomiendan que las personas se abstengan de ingresar a sitios desconocidos porque con ello se exponen a estafa.

Para no caer en la defraudación de las bandas, se debe ser responsable con el uso del dinero, no caer en provocaciones de productos que pueden ser pagados con tarjetas de crédito o transferencias bancarias.

El fiscal advierte a los usuarios que se abstengan de compartir datos confidenciales en línea, bajo el requerimiento de actualización de información de banco; las personas deben recordar que si asumen riesgos deben atenerse a sus consecuencias.

Esta modalidad ha hecho que muchas personas hayan sido víctimas de extracciones y transferencias de sumas de dinero de cuentas bancarias y de cajeros automáticos, en varios de los casos porque las víctimas accedieron a enlaces y brindaron información clave.

El fiscal aconseja a no obtener un artículo de alto valor como celulares, tablet o laptops por sumas mínimas, ya que por lo general fueron robados y varios de los cuales tienen sistemas de alertas como GPS que permiten su ubicación y la persona que lo adquirió, pierde su dinero y además puede ser procesada por receptación.

 

Estafas en los últimos seis años

 

  • 2015

2,786 estafas

 

  • 2016

3,381 estafas

 

  • 2017

3,558 estafas

 

  • 2018

3,252 estafas

 

  • 2019

4,105 estafas

 

  • 2020

2,891 estafas